6 sept. 2010

Sueños retorcidos - ¿Me concedes este baile?

Disclaimer: La familia Cullen, Denalí & Vulturi pertenece a Stephenie Meyer; el resto es mío.
Summary: Secuela de Encuentro de Ensueño —Los sueños son como la realidad, se retuercen cuando crees tenerlos controlados. La vida de Mary se ha vuelto un embrollo desde que aparecieron los vampiros. Edward/OC.







8
¿Me concedes este baile?
«Mantén tus ojos en los míos y deja que la música te guie»
Can I Have This Dance? - Vanessa Hudgens y Zac Efron.


Me sorprendía la velocidad con la que había trascurrido esas cinco semanas que habían parecido eternas en el calendario. Probablemente, porque había estado demasiado ocupada pensando en Edward, Emilio, en que mi muerte estaba cerca y en que tal vez, eso era lo que quería que ocurriera. Aún no estaba segura de si estaba lista para acceder a que Edward me convirtiera, y eso me hacía saber que no lo estaba.
—Estamos hermosas —dijo Vanessa lanzándole un beso al espejo.
—Seguro que sí —murmuré en cuanto me miré.
Vanessa y yo habíamos ido a comprar nuestros vestidos para el baile de graduación hacia una semana, justo después de que estuve segura de que mi enemiga no me quería matar. El mío, era púrpura, el de ella, rosado. El mío, tenía un gran lazo que disimulaba mi falta de curvas. Nos habíamos alisado el cabello y ambas lucíamos de lo más felices.
Edward sabía que iría al baile esa noche, aunque nunca le aclaré que iría con Emilio, le dije que Carlos, Vanessa, Amanda y yo habíamos optado por ir como amigos. No quería presionarlo ni hacerle sentir celos.
El papá de Vanessa era el encargado de llevarnos hasta la escuela a disfrutar de lo que sería nuestro último baile escolar. El tiempo, había pasado tal vez más rápido de lo que yo había querido y ahora no me sentía preparada para abandonar todo ese mundo infantil que implica seguir yendo a la escuela; ahora debía ser una adulta, una universitaria.
Llegamos a la escuela donde Emilio y Luis nos esperaban. Mi vista fue directo a ver a quien sería mi pareja esa noche, y no pude ocultar el suspiro y el sonrojo. Emilio caminó hacia mí y me tomó la mano.
—Luces hermosa, Mery —sonrió y me volví a sonrojar al dar con sus ojos como el bosque.
—Gracias, tú luces genial —agregué.
De la mano me llevó hacia el interior de la escuela. El salón donde tendría lugar el baile lucía hermoso, pero nada se comparaba a Emilio y su traje color gris. La camisa blanca y sus ojos perfectos mirándome a mí. No, no era que eso me hiciera olvidar de pronto a Edward. Era simplemente el hecho de aferrarme a esos minutos humanos que recordaría eternamente, sin importar que decisión tomara referente a mi inmortalidad. Siempre, tendría en mi memoria estos momentos y mi boca formaría una sonrisa, como la que decoraba mi rostro ese día.
— ¿Bailamos? —preguntó Emilio mirando la pista. Asentí sonrojándome de nuevo y su mano regresó a la mía. El calor de su piel resultaba tan agradable que hubiese querido bailar con él la noche entera.
Caminamos hasta la pista y una canción lenta comenzó. Era la primera vez que iba a un baile, lo mío siempre había sido lo de las fiestas de reggaetón y salsa. Nunca, una donde un vals te permitiera abrazar a un chico y mirarlo a los ojos directamente.
Recordaba, que mientras Emilio y yo anduvimos en nuestro juego de estar o no estar juntos, él era un pésimo bailarín, y yo no me quedaba atrás. Ahora, él se movía con soltura.
Sonrió y me sonrojé. Su mano en mi cintura enviaba una ola de calor a mi cuerpo. Sospechaba que me debía mirar como una fresa de temporada. Él sólo sonreía y lograba cautivarme con esa mirada esmeralda. ¿Por qué tenía que agitar las mariposas en mi estómago al mismo tiempo que estaba segura de amar a Edward?
—¿Te dije que estás hermosa, Mery?
—Sí —asentí.
—No quería que nos graduáramos sin que lo supieras —dijo él mientras acomodaba un cabello que se me salía de lugar.
—Parece que ayer jugábamos juntos.
—Ayer lo hacíamos, nosotros dos nunca dejamos de jugar.
Asentí, nuestros juegos nunca fueron infantiles, ni saludables y parecía que por fin habían acabado.
—No quiero graduarme sin que tú sepas que te quiero, Emilio —suspiré y miré al piso. Su mano tocó mi barbilla y me obligó a mirarlo. Mordí mi labio inferior y lo miré fijamente, era una de las pocas personas que no me huían la mirada —. Quiero que sepas, que significaste y significas mucho para mí, que jamás te olvidaré y que quisiera que esta noche no acabara ahora.
—Quiero que tú sepas, Mery, que… nunca conoceré a alguien como tú. Alguien dispuesta a aguantar mis juegos y buscarme para jugar de nuevo. Quiero que sepas que eres una niña muy especial en mi mundo. Y que aunque vayamos a diferentes lugares, no te quiero olvidar.
Sonreí y él hizo lo mismo. Parecía el clásico momento en el que un beso sellaría las palabras para que no se escaparan. Era el momento para acercarme a sus labios y disfrutar una vez más del calor humano. Acababa de tomar una decisión. Y por ella misma, sonreí y apoyé mi cabeza en su hombro, Emilio me besó en el cabello y la canción finalizó.
—¿Te importa que baile ahora con Adriana? —susurró dulcemente sobre mi cabello.
Me separé y le sonreí aprobatoriamente.
—Tengo miedo de que si me quedó, voy a arruinar nuestra amistad.
—Tengo miedo de que si te quedas, la arruinaré yo.
Suspiró y con sus ojos brillando se marchó hacia el otro lado de la pista. Caminé hacia las mesas y me senté. Miré esperando que Carlos estuviese libre, para mi mala suerte lo capté justo en un beso con Amanda, aparté la vista y suspiré. Me quedaría sentada un rato.
Me quedé mirando mi manicure, cuando sentí una sombra cernirse sobre mí. En ese momento ni siquiera recordé a Jacob. Alcé la vista y me quedé muda. Un nudo se formó en mi garganta y solté una pequeña lágrima.
—Viniste —susurré con la voz atrapada en el nudo.
—Quería estar contigo esta noche —murmuró con su voz aterciopelada.
Edward Cullen estaba ahí, por mí, para mí, porque me quería.
—Corrección: Estoy aquí porque te amo —susurró. Extendió su mano hacia la mía y su voz aterciopelada siguió diciendo las palabras más hermosas. Ya mi cabeza y mi corazón eran un lío porque estaba ahí, y lo que acababa de decir —. ¿Me concedes este baile?
Asentí sonrojándome y descubrí que el roce gélido de su mano era todo lo que yo deseaba en el mundo. Sonreí.
—Me alegro de escuchar eso.
—Sal de mi cabeza, Edward.
—Lo intento —murmuró.
Sonaba otra canción lenta, pero mucho más romántica que la que había bailado con Emilio.
—Te amo —le dije sin miedo.
—¿Quieres oírlo? —preguntó con una sonrisa torcida. Asentí mordiendo mi labio inferior. —Te adoro, Te amo, Mary…
Sus ojos brillaban con tal intensidad que nunca jamás dudaría de que él era a quien yo necesitaba, a quien yo amaba, y con quién quería pasar…
—La eternidad —murmuré —, quiero pasar la eternidad contigo.
Una lágrima corrió por mi rostro y él la secó delicadamente sin perder el ritmo de nuestro baile.
—Pareces convencida.
—Lo estoy. Eres todo lo que quiero y más de lo que necesito.
—No se puede volver atrás, Mary.
—Quiero hacerlo —afirmé tan segura que me sorprendí a mí misma.
—Jamás te había oído tan convencida de algo.
—Porque nunca había querido algo tanto como te quiero a ti.
Me regaló una sonrisa torcida que luego unió a mis labios. Las mariposas en mi estómago emprendieron vuelo como pequeños dragones. Mis manos se anudaron en su cuello y las suyas en mi cintura. Susurraba "te amo" en mi cabeza, sabiendo que él me escuchaba. Fue, por mucho, el mejor beso de la historia. Un beso, en el que sólo éramos felices y dispuestos a serlo más. Estaba lista para sentir sus colmillos clavarse en mi piel, estaba completamente preparada para unirme a él en la forma que fuera. En sangre, ponzoña, cuerpo y alma, aunque esta última la pudiese perder en el proceso, porque sabía que mi alma estaría siempre donde estuviera él: Edward Cullen, mi sueño hecho realidad.

Les tengo dos noticias: La primera es que estoy de vuelta (sí, yo, Robin) XD y la segunda es que este fic ya se está acabando u.u
Muchísimas gracias a Dany y a Nadia por subir los capítulos en mi ausencia y a ustedes por mantenerse fieles :D
Espero hayan disfrutado estos capítulos y que disfruten este así mismo (:
Besos
RobinW

2 comentarios:

  1. de una forma tan igual a la historia original,, y de otra a la vez tan diferenteee..!!!
    ed queriendo convertir a su amada...eso nunca se veriaa..!! jajajaj amigo con jacob, menosss...
    pero bueno....es lo mas lindo de la imaginacion..!!!
    me gusto mucho este capitulo..
    fue decisivooooo..mary tomando su decision, crei que nunca llegaria...siempre crei que ella se mantendria en su postura de no ser conevrtida.!!1
    pero aca vemos lo poderoso ue es el amor y a lo que nos lleva a elegirr..!!!!

    besos enormes robin, bienvenidament nuevamente..!! jajaa

    ResponderEliminar
  2. waoooooooooooooo ke ermoso cap escribiste fenomenal y poko mas y me pongo a llorar ...
    amo a edward cullen ....
    escribe pronto muero por saber ke es o ke sigue
    xoxoxox

    ResponderEliminar

>>Déjame tu comentario para conocerte a ti y a tu opinión =P
Robin Wolfe