30 ago. 2010

Sueños Retorcidos - Capitulo 7


Disclaimer: La familia Cullen, Denalí & Vulturi pertenece a Stephenie Meyer; el resto es mío.

Summary: Secuela de Encuentro de Ensueño —Los sueños son como la realidad, se retuercen cuando crees tenerlos controlados. La vida de Mary se ha vuelto un embrollo desde que aparecieron los vampiros. Edward/OC



7


Sueños retorcidos

«Los sueños terminan cuando el individuo despierta»

Alberto Barradas



Un par de ojos rojos me miraban expectantes. No reconocía la sed en ellos como la había visto otras veces en la negrura de la mirada de Edward. Esta sed, era diferente porque no tendría motivos para no atacarme. De hecho, me atacaría. Tragué en seco y sentí el latido indetenible de mi corazón. Me imaginé lo provocativo que eso debía escucharse para un vampiro capaz de percibir el sonido de mi sangre corriendo por mis venas. Apreté mis puños en única señal de nerviosismo, no iba a combatirla, no sabiendo que no tendría oportunidad de ganar. Pero tampoco, quería regalarle mi vida como si se tratara de brindarle un almuerzo —aunque resultaba el equivalente —. La miré. Su cara angelical, sus facciones finas y sus ansias de sangre no se correspondían. Me arrepentí. Lo hice hasta querer llorar sin detenerme por horas.

—Amanda —susurré con la voz ahogada y a punto de romperse como un cristal en una explosión.

Sus labios carnosos dibujaron una sonrisa malévola y luego retornaron a ser esa sonrisa invertida que su rostro siempre mostraba. Respiré entrecortadamente y sentí una lágrima correr por mi rostro. No quería mostrarme débil, pero el hecho de morir en manos de un vampiro no figuraba en mi lista de cosas que quiero hacer.

Me arrepentí. ¿Por qué había elegido tener una enemiga? Porque sólo yo la había buscado. La había odiado y me había acostumbrado a su presencia sin que eso cambiara mis sentimientos hacia ella. En ese momento, una sensación de querer arrodillarme y pedirle perdón era todo lo que me recorría. No quería morir. No ahí. No en sus manos.

—Mary —susurró con voz benevolente. Se acercó a mí y sus labios mostraron una mueca extraña que me causó un escalofrío.

—Mary—repitió, pero esta vez de forma más histérica e incluso masculina. Me aterré y sentí un par de manos agitarme sin descanso —. ¡Mary! —gritó la voz y abrí mis ojos comprobando que todo había sido un horrible sueño. Respiré tranquila al ver a Edward y me arrojé a llorar a sus brazos. Él acarició mi cabello con delicadeza.

Me sequé las lágrimas de los ojos y miré alrededor. Esa no era mi casa. Y ése, era Jacob. No todo había sido un sueño —sí la parte más terrorífica —, pero era cierto. Amanda era una neófita y me quería a mí.

—Todo estará bien —afirmó Edward, pero supe que ni si quiera él estaba seguro de ello.

¿Cómo se podía estar tranquila sabiendo que la muerte aguardaba por ti? ¿Cómo se podía, sabiendo que la muerte conocía todos tus movimientos?

Edward me tendió un cambio limpio de mi uniforme escolar.

—Hoy irás a la escuela. Lo más seguro es que Amanda no vaya, en cualquier caso, no andes sola. Y trata, de que tu compañía sea Carlos.

Asentí y entré a un pequeño cubículo que aparentaba ser un baño para cambiarme y arreglarme.

..

—Tienes demasiadas ojeras —dijo Vanessa tendiéndome su corrector. La miré y negué con la cabeza —. ¿Qué ocurrió Mary?

—No dormí bien.

Decidí que era mejor no meter a Vanessa en mis problemas. No quería que Amanda viera que ella conocía todo y quisiera que tomara el mismo rumbo que yo ya tenía asegurado.

— ¿Cómo están mis chicas lindas? —Preguntó Carlos alegre abrazándonos a las dos —. ¿Por qué faltaste, Mary? El día fue de lo más aburrido. No pude sino estar con Vanessa. Amanda también faltó.

La mención de su nombre escalofrió mi piel. Ahora sólo podía recordarla como la vampira asesina de mis sueños. Me era imposible no pensar en ella con dos rubíes por ojos.

—Bien —mascullé, pero mi voz se perdió en el eco de la campana de la escuela y mi vista se fue hacia lo que esperaba no tener que ver, ella estaba ahí, en medio de nosotros. Una vampira sedienta entre alumnos llenos de sangre fresca.

Apreté mi mano alrededor del brazo de Carlos y sentí mis piernas flaquear.

— ¡Amanda! —gritó él agitando su mano libre y ella sonrió. No miré sus ojos por temor. No quería encontrarme con la visión de la asesina que me aterraba. Me apreté más a Carlos y sentí que lo lastimaba, pero él no puso ninguna queja.

— ¿Cómo están? —preguntó amablemente.

Carlos se soltó de mí para darle un beso en los labios. Temblé. Vanessa le respondió que estaba de maravilla y yo mantuve mi mirada baja y en cuanto tuve a Carlos cerca de nuevo me volví a asir a su brazo.

Fuego. Sentí ese fuego que había presenciado en el cine recorrer mi piel en contacto con la de Carlos y no me quedó otra opción que soltar a mi amigo.

—Lamento eso —dictaminó Amanda —, fue mi culpa, Mary.

No la miré. ¿Y de qué se echaba la culpa?

— ¿Puedo hablar contigo un momento…Mary?

—Ya la clase empezó —mascullé.

—Es urgente —siseó —. ¿Nos dejan a solas? —preguntó a mis amigos y rogué porque ellos se negaran, pero en un instante se movilizaron hacia el salón.

— ¿Qué es lo que quieres? —pregunté con la voz temblorosa, mirándome las manos y haciendo nudos con mis dedos.

—En este momento, que me mires.

Levanté la vista con tal rapidez que no alcancé a mirarla y luego la devolví a mis manos.

—Mírame, María.

Alcé la cara y me encontré con sus ojos. Tragué en seco. Me encontré con el par de ojos de siempre, los granos de café opacos.

Ya sabes, los ojos pueden engañar. Resonó la voz de Jacob en mi cabeza.

— ¿Ves algo distinto? —preguntó sin cambiar la expresión de su rostro.

—No.

Obvio que no. No iría a la escuela con un par de ojos rojos, era obvio que usaba lentes de contacto como lo había hecho Bella. Tenía que ocultarse entre los humanos.

—Porque no he cambiado en nada…al menos, no demasiado —suspiró —. Conocí a Emmett, me dijo que era un gran amigo tuyo y tu cuñado. Me convenció de que eso no era lo que yo quería y Carlisle habló con los Vulturi.

— ¿No te convirtieron?

—No del todo —aclaró —. Me dieron una segunda dosis de la ponzoña de Jane. ¿Sabías que eso trasmite un poco del don? —se sonrojó y noté entonces lo humana que era —. Lamento lo del fuego. Sucede cuando estoy celosa.

—Entonces pasa todo el tiempo —reí notando que en realidad, Amanda no era mala.

—No pretendía matarte. Los Vulturi querían que te convenciera de convertirte, pero Carlisle también ayudó ahí. Les explicó que por lo pronto no te separarías de Edward, por lo que siempre te tendrían cerca, que no necesitaban eliminarte, no con esa facilidad. Que merecías vivir.

Suspiré aliviada.

—No mataría ni a una mosca —me dijo con la sonrisa más sincera que le había visto en años —. Trataré de controlar mis celos, porque sé que Carlos te ama y tú lo amas, pero sé que son incapaces de ser algo que no sea amigos.

—Exacto —sonreí.

—Creo, que eso es todo.

—Eres inmortal…

—Sí —dijo en un tono que no parecía alegre.

— ¿Se lo dirás a Carlos?

—Quiero que él sepa que nunca moriré y que si algún día él lo hace, lo extrañaré cada día desde hoy.

—Siempre pensé que no lo amabas.

—Me di cuenta ayer que lo hacía. Era todo lo que pasaba por mi mente al decidir si me convertía o no. Él era todo lo que me decía que no lo hiciera. Sentía que el no poderme acercar a él sería el fin de mi vida, y entonces ¿de qué valía la eternidad y estar por encima de todos los demás?

Me quedé pensando en sus palabras. Por amor a Carlos ella había elegido ser humana, ¿por qué por amor a Edward no podía yo elegir ser como él?






Espero que les alla gustado el capitulo, dejen sus comentarios para que cuando Robin llegue de su viaje vea toda las cosas lindas que esccriben :) ya falta poquito para su regreso :)

besitos byeee

nadiAlejandra*

2 comentarios:

  1. wow Robin, esta re bueno el capitulo!!! Ya kiero k llegue el otro!!!
    Y como k Amanda no me convence, pero me parece tierno lo k hizo ♥.♥

    Te kiero Robin y ojala te estés divirtiendo muchisimo!!!

    ResponderEliminar
  2. la respuesta a su ultima pregunta supongo que es porque ella se quiere mas a si misma que lo que ama a ed..!!! supongooooooo
    lo que pasa es q no es facil lo que el le pide, renunciar a un monton de cosas a las q uno ya estuvo acostumbrada toda su vida y a lo que es naturallll...
    es asi de simpleeee...es el curso q deben tomar las cosasss...
    esperemos q amanda en rewalidad sea buenaaa..!!!
    y lo de los celos esta buenooo :D jajaja
    que hermoso seria darte cuenta asi de una vez x todas q amas a esa persona q tenes a tu ladoo..!!!

    espero el proximo capituloo.!!1
    besos enormes..!!!

    ResponderEliminar

>>Déjame tu comentario para conocerte a ti y a tu opinión =P
Robin Wolfe