17 may. 2010

Encuentro de Ensueño - Planes


Disclaimer: La familia Cullen, Denalí y Vulturi pertenecen a Stephenie Meyer; el resto de los personajes son míos.
5
Planes
Mi mamá me comenzó a llamar desde la puerta de mi habitación para despertarme. Me sentía con ánimos para ir a la escuela porque había tenido una noche tranquila, sin embargo, la mañana era demasiado fría. Suspiré y me estiré.
—¿Dormiste bien?
Solté un grito ahogado y exhalé aire sin pensar. Mi primera reacción obviamente era de espanto, pero luego vi aquella figura celestial acostada a mi lado —por encima de las sábanas —y me relajé. Pensaba que aquello había sido producto de mi imaginación y que todo había sido un sueño. Aún me hallaba sin habla y asentí ligeramente levantándome de la cama. Le hice una seña para que no se fuese a ir.

Hice mi rutina matutina, poniendo especial atención en cepillarme los dientes, un vampiro perfecto me esperaba en mi habitación. Salí del baño dándole los buenos días a mi mamá.

Llegué a mi habitación y ahí estaba él.
—Buenos días —susurró. Cerré la puerta de mi habitación con el corazón palpitándome a un mínimo de cincuenta mil latidos por segundo. Esbozó aquella sonrisa torcida y prosiguió: —es maravilloso como haces eso.
—¿Qué? —pregunté.
—Lo del corazón y las palpitaciones, creí que el libro era pura fantasía.
No pude evitar que sus palabras me hicieran sonreír y alegrarme aquella mañana de lunes.
—Dices que creías que era de fantasía —repetí alzando una ceja.
—Sí —dijo con su sonrisa torcida.
—Eres un vampiro y aún crees en la fantasía —resalté la palabra vampiro.
Se mordió el labio y se rió sonriendo: —supongo que no hay mucha coherencia, ¿cierto? *
—Ninguna.
—¡Mary, es tarde! —gritó mi mamá tocando la puerta de mi habitación.
Suspiré y tomé mis libros.
—Te veré más tarde —dijo  Edward acercándose a mí para darme un beso justo en la comisura de los labios, me quedé paralizada y traté de respirar —. ¿Te gustaría venir a mi casa…hoy?
—No puedo, Edward.
—¿Por qué no?
Abrí los ojos e hice una mueca como si fuese obvia la respuesta, porque de hecho la era.
—Te pasaré buscando, tus padres no se tienen ni porque enterar, estás hablando conmigo —resaltó la última palabra —además puedes decir que vas a casa de una amiga o algo así ¿no?
Lo miré con extrañeza, su lógica era mucho mayor que la mía, asentí y me despedí con un gesto de la mano, aunque deseaba quedarme junto a él.
Cuando salí a la calle, noté que en realidad era una mañana cálida, y que el frío que había sentido, se debía al vampiro perfecto que durmió conmigo.  Durmió conmigo. Abrí los ojos como platos al realizar aquella frase, era pronto para eso, apenas llevábamos ¿qué, ocho horas de novios? Me sonreí, novios. Y se me olvidó lo que estaba pensando justo antes.

En la escuela, las clases parecían interminables, yo sólo quería tener dos minutos libres para decirle a Vanessa que necesitaba que me cubriera para ir a casa de Edward, pero cada vez que abría la boca, la mirada de mis malhumorados profesores se posaba en mí y no me quedaba otra que mantenerme callada.

Cuando finalmente llegó el receso, Vanessa estaba muy cómoda hablando con el chico que le gustaba —claro está, lo olvidó cuando apareció su actual novio, pero era imposible separarlos de una conversación —sin embargo, este era un caso de emergencia.
—Vane…ssa —sonreí hipócritamente a su acompañante y jalé a mi amiga por un brazo.
—¿Qué? —dijo un poco molesta.
—Te necesito.
—¿Qué, qué? —ahora sonaba entusiasmada.
—Mira —dije mientras caminábamos lejos —te acuerdas de Edward —asintió y abrió los ojos curiosa —me invitó a su casa…hoy.
Abrió la boca como una puerta y sonrió pícara.
—Bueno, ya somos novios —dije sonriendo.
—¿Ya? —es genial —¿desde cuándo?
—Ayer.
—Que no se te olvide, 28 de octubre. Tendré que ayudarte como tú me has ayudado.
—Sí, precisamente.
—¿Qué quieres?
—Mi mamá no me va a dejar ir, ni siquiera sabe sobre él.
—Ni se lo digas.
No estaba en mis planes.  «Mamá conocí a un chico que es igualito al vampiro de mi libro favorito, es mi novio y tal vez me convierta en vampiro, te quiero» eso no pasaría.
—Entonces, ¿le digo que voy a tu casa?
—¡NO! Mi mamá le podría decir a la tuya… ¡NO! Dile que…wow, está difícil.
—Nuestras mamás son un caso.
—Uno muy grave —dijo en tono triste.
—Tal vez…le pueda decir que…voy  a casa de Carlos, mi mamá no llamaría para allá y sí me dejaría.
—Suena como un plan —dijo alzando una ceja.
Fuimos en búsqueda de Carlos, ya estaba exhausta de aquel día de planes.
—Ahí está —dijo Vanessa en un tono fúnebre. No había ni que mirar, estaba con su novia.
—Acompañado de la mosca.
—Sí, bueno, ése no es el nombre que yo le pondría.
—Mejor dejémoslo así —dije —ambas cosas, necesito otro plan.
Vanessa comenzó a mirar alrededor y hacer muecas extrañas con la cara.
—¿Qué?
—¡Felicítame!
—Sólo si tienes un buen plan.
—Diremos que yo voy a tu casa. Y lo haremos, luego te vas a casa de Eduardo…
—Edward —le corregí.
—Fue apropósito —dijo sonriendo —y yo te cubro, ¿sabes? Si tu mamá llega, te llamó, y digo que fuiste a la panadería…
—Ya he usado esa excusa.
—¿A la librería? Ya se me ocurrirá Mary.
—Bien, creo que te lo mereces. ¡Eres un genio Nessie! —me reí bajito pensando en el apodo que le acababa de poner a mi mejor amiga.
—¿Nessie? —dijo extrañada.
—Nessa…Vanessa —dije para que se le olvidará.
—Claro, Ary..…Mary —dijo imitándome y en tono de burla.
El receso terminó, pero el resto de las clases se me hicieron más amenas, ahora que ya tenía un plan.

Cuando terminó el día, mi papá nos pasó a recoger, tanto a Vanessa como a mí. En lo que llegamos a la casa, mi mamá nos sirvió almuerzo y ambos se fueron a trabajar. Le mandé un mensaje a mi hermana para estar segura de que ella tampoco sería una amenaza.
Una vez hecho eso, Vanessa y yo acudimos  a mi armario, la peor parte estaba por empezar…¿Qué rayos debía usar?

Sacaba y sacaba ropa: pantalones largos y cortos, camisas formales e informales, faldas y vestidos. Nada era ideal, nada.
—Tal vez debas ir en uniforme —dijo Vanessa tras sacar la última blusa del armario.
—Sí, y tal vez debas tener otra idea brillante para variar.
—¡Ouch!
Le saqué la lengua y vi una bolsa que estaba abajo en el armario. La saqué y extraje un lindo vestido de cóctel que se encontraba adentro.
—¿Qué tal esto? —dije sin poder evitar sonreír.
—Creo que es perfecto…Pero, ¿de dónde lo sacaste?
El vestido era amarillo con tiras que se ataban al cuello y una caída muy bonita, yo no tenía curvas pronunciadas ni nada por el estilo, pero aquel vestido haría lucir bien a una pared blanca.
—¿De dónde lo saqué?
—Sí, creo que esa fue mi pregunta.
—Mi mamá me lo compró para la boda de mi prima, la cual será dentro de unos meses, no hay problema en que lo use un poco antes —sonreí.
—El único problema, es…digamos. ¿Irías con eso a la librería?
—Hmmm, creo que eso sería un problema.
—Busca una cartera, todo tiene solución.
Me puse a buscar algo que combinara con aquel lindo vestido, hasta que hallé una que en realidad pertenecía a mi hermana.
—Bien —dijo Vanessa tomando la cartera —necesitaré un poco de papel envolvente.
—¿Qué?
—Sólo búscalo.
Fui a la cocina en busca del papel envolvente transparente y regresé a mi habitación.
Vanessa tomó unos pantalones cortos y una camisa y los arrugó tanto que podían pasar por un rollo de sushi.
—Trae el papel —dijo haciendo fuerza para mantener las prendas tan pequeñas como estaban.
Me acerqué y comencé a enrollar la ropa con el papel.
—Eso los mantendrá pequeños.
—¿Cuántas veces has hecho esto?
—Puedo jurar que es la primera —dijo tras cortar el papel.
Metí los pequeños rollitos en la cartera, luego mi celular y un poco de dinero.
—Anda a vestirte.
Fui al baño a cambiarme, notando que me gustaba cómo me veía en aquel vestido. Salí y regresé a mi dormitorio.
—¿No crees que esa ropa se arrugará demasiado?
—Nada es perfecto —dijo con resignación, sin embargo yo difería.
El timbre sonó y me espanté. Fui hasta la puerta.
—¿Quién?
—Es Edward —dijo él tras reconocer mi voz.
Abrí con delicadeza.
—¡Hola! —dije un poco tímida.
—Parece que estás lista —me sentí que llevaba el atuendo perfecto, él vestía con una camisa de manga larga color azul turquesa brillante lisa. Llevaba pantalones de tela y zapatos negros; todo eso sólo lo hacía lucir aún mejor.
—Sólo un segundo.
Corrí a mi habitación.
—¿Es él? —dijo Vane en un susurro.
—Sí —le dije con entusiasmo, tomé la cartera y le dije: —recuerda el plan, cualquier cosa me llamas, puedes llamar de aquí, de la casa ¿ok?
—Sí, tranquila. Luego me cuentas todo.
—Claro. Gracias por todo. —le di un abrazo corto y estuve en la puerta en segundos.
Edward me esperaba pacientemente.
—Fue más de un segundo —me excusé.
Salimos de la casa, cerré la puerta y entramos al ascensor.
—El tiempo pasa de forma diferente para los vampiros.
—¿Cómo es que entraste al edificio?
—En realidad, entré a tu casa primero. Abrí la puerta y salí. Me pareció que había alguien más, no creí que fuese apropiado que…bueno, me viera trepando por la ventana.
—Sí, creo que pensaste bien.
El ascensor se detuvo al llegar a nuestro destino. Salimos del edificio, yo miraba a todas partes, nerviosa por si mi mamá andaba por ahí, aunque sabía que estaba trabajando. No confiaba en mi suerte.
—¿Pasa algo?
—Debería estar en mi casa, ¿podemos ir más rápido?
—No debiste pedir eso —me colocó sobre su espalda y comenzó a correr.
—¿No luce sospechoso?
—Los ojos humanos no captan esta rapidez.
Nos detuvimos frente a un edificio de rejas blancas.
—Bueno, es aquí.
Suspiré y me quedé mirando perdidamente a sus ojos que se coloreaban de topacio en aquel día especial.


*La cara que me imaginó es la que Robert Pattinson pone en la película cuando Bella le pregunta si nunca duerme y él dice “no, nunca” o algo así…Sólo para que tengan una idea, ya que no la sabía describir XD 

2 comentarios:

  1. PRimeraaaaaa! wooow!
    buenoo me encantaa estee fiiic, ojalaa me pasara algooo asii!
    conociieraa a mis princiipes azules de mis libros preferiidos!

    me encanntaaa! siiigueee subiendo!
    espero con ansiiias mas caps! rapido rapiidoo! jajaja

    ResponderEliminar
  2. Me encantoO el capiituloO robiin !
    subee otroO pronto!
    BesoOs de España

    ResponderEliminar

>>Déjame tu comentario para conocerte a ti y a tu opinión =P
Robin Wolfe