2 jul. 2010

El último fénix - Las chicas no lloran

Disclaimer: Todos los personajes pertenecen a Stephenie Meyer.
Summary: Jacob fue el mejor amigo de Bella cuando Edward se fue, sin embargo, Bella elige a Edward y hace un pacto con Jacob: verse y entregarse su amor cada 13 de febrero.






8
«Si sientes dolor muchas veces más que felicidad, no es amor…»
La princesa que creía en los cuentos de hadas.
Las chicas no lloran
(Bella)
Me levanté del sillón y me sequé las lágrimas con el dorso de la mano. Pero aún así no podía aplacar el nudo en mi garganta, sabía que esta sensación no cesaría pronto.
—Bella ¿eres tú?
Eran las cinco de la madrugada y toda la casa se mantenía oscura. Edward encendió la luz y se me quedó mirando unos segundos.
—Estaba la mar de preocupado. Estuve a punto de contactar a la policía, pero luego…
—Lo siento, Edward… Yo estaba…
—Con Jacob, lo sé.
Me quedé en silencio escrutándolo con la mirada.
—No tiene nada que ver contigo —suspiré —. Es algo sobre mí. Necesitaba aclararme y no lo sé, yo…
—Sabes Bella, no me debes explicaciones. Yo lo entiendo, es tu amigo, fue tu novio. No lo habías visto en mucho tiempo. Necesitabas tiempo a solas con él y lo comprendo.
—No pensé que actuarías así. Te hubiese dicho… debí decirte que me iría un momento con él si hubiese sabido que lo entenderías.
—No puedo creer que no creyeras que te entendería. Soy tu esposo, Bella. No tu carcelero.
Caminó desde donde estaba y se sentó a mi lado. Pasó un brazo por detrás de mi cuerpo y me atrajo hacia sí, me besó en el cabello, y solté una lágrima en silencio. Edward no me merecía. Estuve a punto de abandonarlo y él sólo hubiese deseado que le hubiese avisado para no preocuparse. Sabía que una parte de él conocía bien mis intenciones de esa noche, y aún así no parecía molesto ni resentido. Al contrario besaba mi cabello y aspiraba mi olor a nicotina como si fuese mi aroma normal a fresas, ése que sé tanto ama.
—Tomaré una ducha. Me siento mal, Edward. No debí irme sin decirte, sin advertirte. Yo… me siento una fugitiva —tomé aire —. De nuevo te lo aseguro. No tiene nada que ver contigo, porque tú eres el hombre perfecto y yo soy la mujer que tú no mereces.
Me levanté y lo dejé solo. Caminé hacia la ducha con las lágrimas dificultándome la visión. Con un nudo desde mi estómago hasta mi garganta y con un dolor en el pecho que no cesaría con facilidad.
Me metí a la ducha y me quedé un buen rato sólo dejando que el agua helada me cayera encima. No había dormido en toda la noche fumando y pensando. Necesitaba un baño de agua fría literal para reaccionar. Para hacerme entender de una vez que las cosas no estaban bien conmigo. Que estaba destruyendo mi vida y la de otras dos personas…
—¿Vienes solo? —había preguntado Edward a Jacob.
—Sí. Es el cumpleaños de la mamá de Lizzie, así que no podía venir.
—Leah, ¿dijiste? —pregunté con los celos carcomiéndome el alma. ¿Cómo podía?
—No, disculpa, dije Lizzie. Es la costumbre, hablé como si la conocieran. —¿Y quién demonios era Lizzie? Me había preguntado.
—¿Tu novia?
—Sí, Edward, sí.
Lizzie.
Nunca me había planteado el hecho de que Jacob hubiese tenido una novia en algún momento. Siempre consideraba que yo era la única. Lo cual ahora que lo pienso fríamente es estúpido. ¿Qué hombre podría estar solo todo un año? Entonces me di cuenta de que esos no eran mis pensamientos. Siempre pensé que andaba de chica en chica, de bar en bar. Pero nunca que se mantuviera con alguien seriamente.
Coloqué el champú sobre la palma de mi mano y comencé a lavarme el cabello. Sentía el olor a nicotina mezclarse con el de las fresas. Me enjuagué y repetí el procedimiento tras comprobar que la nicotina seguía predominando.
¿Por qué tenía una vida tan miserable? Si tenía todo y más de lo que una mujer podía tener. No necesitaba un hijo, no era lo que faltaba en mi vida. No tenía necesidad de trabajar como loca y tenía un esposo amoroso y perfecto. Aún así, me veía en la necesidad de acudir a un amante una vez al año. Era un pecado de la más baja calidad. Lujuria sobre amor. En ese momento deseé abofetearme. Lo mío con Jacob no era lujuria, de ninguna manera. Yo lo amaba, lo amo y eso jamás lo podré negar. Con las lágrimas en mis ojos lo admito: amo a Jacob Black. Y debí huir con él. Fue lo que pensé en el momento. Hoy sé que eso no es correcto.
(Jacob)
Tomé el teléfono apenas apagué el auto tras estacionarme frente a mi casa. Marqué el número sin mirar las teclas y suspiré entrecortadamente mirando la hora. Probablemente estaría dormida, probablemente no quisiera hablar, pero yo necesitaba hacerlo.
—¿Sí? —contestó entera, sin rasgos de sueño.
—Liz…te amo —murmuré con un nudo en la garganta y las lágrimas rozando mis párpados. —Necesitaba decirlo.
—¿Pasó algo, Jake?
—Sí, pasó mucho y lo siento. Necesito que me perdones.
—¿Quieres pasarte por mi casa? No entiendo qué te pasa, Jacob.
Respiré pausadamente y asentí con la cabeza. Luego caí en cuenta de que ella no me veía y murmuré un «sí» que aún no estoy seguro haya escuchado.
—Te amo —volví a decir con la voz más firme, esperando tal vez que ella lo respondiera, pero no lo hizo. Se quedó en silencio, probablemente preguntándose si lo hacía, si me amaba.
Dejé caer el teléfono de mi mano y no presté atención a lo demás. Encendí de nuevo el motor y conduje en silencio hasta la casa de Lizzie. Sólo escuchando el murmullo del auto. Sólo escuchando los latidos de mi corazón.
El camino se me hizo eterno, cuando siempre se me hacía corto. Llegué a la casa y me quedé un minuto entero mirando el reloj del tablero. Normalmente, me bajaba corriendo del auto y tocaba al timbre como un desesperado. Me cuestioné si era correcto estar allí y apoyé mi cabeza sobre el volante. Derramé una lágrima y la sequé tan pronto salió. ¿Amaba a Lizzie lo suficiente como para dejar a Bella a un lado para siempre?
Oí unos dedos repicar sobre el vidrio e inmediatamente alcé la cabeza. Por más de un motivo sonreí. Así nos habíamos conocido Lizzie y yo. Un día, en el que mi corazón se había roto por culpa de Isabella Swan y ella tocó a mi vidrio preguntándome si todo estaba bien.
Bajé el vidrio y me quedé admirando su belleza por demasiado tiempo—al menos hasta que ella parpadeó —.
—Liz…yo…
—Yo te perdono, Jacob —sonrió.
—Ni siquiera sabes. No se te podría ocurrir.
—¿Y qué importa? Sea lo que sea, me pediste perdón y mereces que te lo otorgue. Porque eres el hombre más especial que ha llegado a mi vida. Te amo y eso no cambiará. Puedes cometer muchos errores, pero mientras aún me ames, yo te corresponderé. Y aún si dejas de hacerlo, como tonta te seguiré amando un tiempo, hasta que me encuentre a un jugador de fútbol o algo así.
—Liz, es que yo…—colocó un dedo sobre mis labios y temblé ante lo tibio que estaba. Lizzie era tan opuesta a Bella que era imposible que las amara a las dos. Y si dependía de mí, creía que la decisión ya estaba hecha, pero a veces no se depende del corazón, sino de la razón y en ese momento yo no tenía nada de eso.
—No necesito que me digas que sucedió. Ya te perdoné. Te amo, Jacob Black.
Sonreí y abrí la puerta. La apreté entre mis brazos y aspiré su aroma a canela. ¿Cómo podía engañarte, Lizzie, cómo podía hacerlo si eres tan perfecta? Sentí sus lágrimas cálidas correr por mi pecho y me pregunté cuántas noches yo había llorado por Bella, y cuántas veces ella habría llorado por mí.
—Si lloras no es amor, Liz… Si lloras no es amor—murmuré sobre su cabello y sentí como gimió lento y suave para luego quedarse en silencio. No sentí de nuevo que humedecía mi pecho y entonces levanté su rostro completamente seco y estampé mis labios contra las suyos. Saboreé su lengua y su aliento a menta. Rocé esos labios tersos con textura de durazno y acaricié sus pechos y glúteos por encima de la ropa. En ese momento, mi vida era perfecta. No necesitaba llorar, sólo disfrutar el momento. Porque si hay demasiado dolor, no se le puede llamar amor.

Jeez, siento que me odian no sé por qué
Besos & un Jacob
RobinWolfe
No olvides el comentario

3 comentarios:

  1. wooww!! Edward y liziie se lelvan mis respetos eso es amor perdonar aun sabiendo que la otra persona ha fallado y perdonar de verdad me encnto el vcapitulo miles de abrazos

    ResponderEliminar
  2. robinnn,.,...porque sientes que todos te odiann..???
    por lo menos cuentas con un NO de mi parteeee..
    amo esta historia por favorrr..esta tan llena de sentimientossss...q me hace caer unas lagrimas cuando veo el sufrimiento de ambos...porque no saben que hacer...porque estan enamoradoss...de dos personas a la vezz...
    diosss..q fueteee..!!!
    ame este capitulooo...si supieras lo que provoca en mii...con solo palabras no me alcanzaa.!!!

    besos enormes robii..!!!

    ResponderEliminar
  3. Aff
    robiiin!
    Ameee
    amooo
    y amareee
    tu
    bloog
    Por
    Sieeempre! ♥♥♥

    Ame el cap, adoro esta historiaaa de fe! pero... Quiero q bella se escape con jacooOoOb! =(

    Cuando Publicas?
    Pliiis publica rapiidoo xD
    :)

    Mafezithaaaa♥

    ResponderEliminar

>>Déjame tu comentario para conocerte a ti y a tu opinión =P
Robin Wolfe