27 ene. 2010

Isabella decidió amar: "Dilemma"

Disclaimer: Todos los personajes, nombres y escenarios pertenecen a Stephenie Meyer.
Summary: Capítulos extras de Isabella decide amar. La frase del principio & algo por ahí que dice Bella es de Dilemma de Nelly y Kelly. Escúchenla :3

Ubicado antes del inicio del fanfic


Isabella decidió amar


Dilemma



No matter what I do, all I think about is you… Even when I’m with my boo.



—¿Todo bien? —preguntó Edward a Bella mientras ella pulsaba de Nuevo la tecla roja del teléfono.
—¿Por qué no habría de estarlo? —respondió con otra pregunta sonriéndole a su novio.
—Te ves distante —dijo él mientras buscaba la mano izquierda de su novia y la enlazaba con la suya sobre la palanca de cambios.
—Sólo estoy emocionada —logró decir ella mientras el teléfono celular seguía vibrando sobre su regazo.
Edward le regaló una sonrisa torcida y giró el volante para cambiarse de canal. Estacionó en el hombrillo de la carretera y miró a Bella con detenimiento.
—Eso es bueno —musitó mientras hacía círculos sobre el dorso de su mano y se acercaba. Levantó su mano junto a la de ella y con ellas acercó el rostro de Bella al suyo.
Edward rozó sus labios y Bella se estremeció ante el gélido roce. En el pasado, para Bella, los besos de Edward la hacían olvidar cualquier cosa, la más grande de las preocupaciones, TODO. Pero ya no era así, mientras Edward la besaba, la abrazaba, la acercaba a su cuerpo y ella se estremecía, no dejaba de pensar ni un segundo en Jacob; pensaba en cómo sería estarlo besando a él, y cuando el beso se tornaba pasional y Bella se aferraba a los cabellos broncíneos de Edward, jamás la verías abrir los ojos, porque eran esos momentos en los que imaginaba que entre sus manos tenía cabellos negros y que un par de ojos oscuros la miraban.
—Te amo —musitó Bella en la boca de Edward, él no respondió. Nunca le había gustado decirlo justo después de ella porque sonaba a compromiso. Bella siguió diciéndolo mientras sus lenguas se enredaban, entre gemidos ahogados y mientras sus dientes mordisqueaban los labios del otro.
Sí, te amo Jacob Black. No importa que esté con él, pienso en ti. Todo el tiempo, pienso en ti.
--
—¿Un corazón de madera? —preguntó Billy observando a su hijo tallar con dedicación —. No me imaginé que harías algo así para Leah —añadió con cierta ironía.
—Muy chistoso, ja, ja —rió Jacob irónica y amargamente.
—Jacob, no es sano enamorarse de una mujer comprometida.
—Billy, primero, Bella no está comprometida. Tiene novio. Segundo, me enamoré de una chica sin ningún tipo de compromiso, de mi mejor amiga.
—¿Cuándo empezó esto? —preguntó Billy con una sonrisa de caramadería.
—No lo sé, desde…
—¡Jacob! ¿Dónde estará? ¡Jacob!
—¡Isabella! ¿No la viste Charlie?
Charlie negó con la cabeza con la mirada triste, su hija y Jacob acababan de desparecer en sus narices.
—¡Isabella Marie Swan! —dijo Renée pronunciando cada sílaba, la tomó por un brazo, separándola así del abrazo de Jacob. Él se restregó los ojos mientras Bella comenzaba a chillar, por el fuerte agarre de su madre y por separarse de Jacob.
—¡Jacob! Hijo, no me vuelvas a hacer esto —dijo Sarah levantando a su hijo del suelo, lo abrazó y se secó las lágrimas. Él la abrazó con fuerza mientras miraba a Bella alejarse llorando y chillando, dando patadas entre los brazos de Renée, ¿por qué lo separaba de su Bella? —Te quiero hijito, no me vuelvas a hacer esto.
Sarah miró a su hijo a los ojos, respiró hondo, lo volvió a abrazar y ocultó la sangre que brotaba de su boca en un toser disimulado.
—No lo haré.
—¿Qué es lo que no harás? —preguntó ella con voz dulce.
—Esconderme —dijo él rascándose la cabeza, sonriéndole a su mamá.
—Bella es muy bonita —le susurró ella sobre sus cabellos negros anticipando que jamás tendría oportunidad de decírselo cuando él lo entendiera. Que no estaría ahí para mirarlo comprarle flores a una novia.
Sarah cargó a Jacob y le dio un beso en la frente.
—Te amo, hijo.
—…siempre —sonrió Jacob mientras seguía tallando la madera.
—Desde siempre las has conocido —asintió Billy mirando la foto de Sarah sobre la mesa, recordando aquello que era amar. —Entonces, ¿crees que ella piensa en ti?
—Seguro, aunque esté con él. La voy a llamar —le dijo Jacob a su papá.
Jacob marcó el número de celular de Bella, de nuevo, y ella no contestó, de nuevo. Estaba con Edward, ¿cómo se suponía que atendiera una llamada de Jacob? ¿Se consideraba infidelidad que pensara en Jacob mientras estaba con Edward?
—Es Bella, deja tu mensaje
Bip.
—Bella, eh… bueno, es Jacob. Sólo quería decirte… que te amo —suspiró y se rió —. Y disculpa que opine, pero quiero que con él termines.
Trancó el teléfono e inmediatamente tecleó un mensaje de texto:
«Por favor, no escuches el mensaje. Sólo necesitaba oír tu voz y sacar algo que tenía en el pecho»
Bella leyó el mensaje mientras Edward salía del auto.
—¿Va a salir señorita? —dijo Edward con tono de príncipe mientras le abría la puerta a Bella.
—Claro —sonrió.
Podrían pasar huracanes o terremotos, podría dejar de hacer frío en Forks, pero Bella se prometió, jamás escuchar ese mensaje. Sabía que Jacob sólo se arrepentía cuando en verdad había metido la pata. No lo borró tampoco, porque tal vez algún día él la autorizara a oírlo y entonces, ella lo haría.
—¿A dónde vamos? —preguntó Bella mientras Edward la guiaba por el bosque.
—Ya lo verás.
Ante los ojos de Bella el bosque se convirtió en el más hermoso prado que sus ojos hubiesen visto, un conjunto de flores moradas y amarillas, las hojas más verdes y la luz del sol dando a todo brillo de diamante.
—¿Te gusta?
—Me encanta —dijo ella con una sonrisa.
—Eso pensé —dijo él con una sonrisa torcida en el rostro. La hizo sentarse sobre el suelo floreado y la besó en la comisura de los labios.
—¿Por qué vinimos aquí? —preguntó ella con el corazón latiéndole a mil.
—Quería —Edward tomó las manos de Bella y ella sintió como él sudaba frío —, preguntarte algo —. Bella alzó las cejas expectante. Edward soltó una de las manos de Bella y se la metió en el bolsillo de la chaqueta —. Bella, ¿te casarías conmigo? —preguntó mientras le mostraba la pequeña caja de gamuza azul.
—Edward… —Bella no salía del asombro —. Por supuesto que me casaría contigo —sonrió y extendió su mano para que él le pusiera el anillo.
—Me alegro —dijo él tomando la mano izquierda, la besó y acto seguido le colocó el costoso anillo.
--
—¿Ya hablaste con ella?
—No exactamente —dijo Jacob bajando la cabeza —. Es un dilema, pá, no me atrevo. No me atrevo a perder su amistad por querer dar un paso más.



Te amo y te necesito, pero no me arriesgo a perderte… amigo




N/A: Sí, es la sorpresa. No habrá   secuela, pero sí uno o dos capítulos extras.
¿Ya votaron por mí en los Silver Cup Twilight Awards? ¿No? La página es http://silvercuptwilightawards.blogspot.com/
Ah, los Bella & Jacob pequeños abrazados es algo que también me inspiró La casa de los espíritus de Isabel Allende :)
Gracias,
Besos & un Jacob :3
Robin Wolfe

3 comentarios:

  1. Que buen blog!!
    Gracias por publicar...
    Eres una genio...
    una preguntica...
    ¿Te pasas por mi blog?
    http://the-girls-revolutions.blogspot.com/
    ¿Siii?
    Gracias y porfabor comenta! =)

    ResponderEliminar
  2. ROBIN!
    el otro dia leí una cancion de Taylor Swift q se llama "Mary's Song" q es perfecta para un oneshot Jacob/Bella
    un besito q estes bn y como siempre un gran trabajo tus escritos, simplemente los adoro ♥
    BYEEE

    ResponderEliminar
  3. --Elizabeth Black--
    AHhhhh habia imaginado la secuela,, Asì que enrealidad me Sorprendiste ^^ Gracias por eso!!!

    ResponderEliminar

>>Déjame tu comentario para conocerte a ti y a tu opinión =P
Robin Wolfe