24 dic. 2009

Oneshoot-Mi propio cielo

Disclaimer: Yo le presté a Ian a Meyer para que ya saben fueran famosos & así… (?) Ok, ambos dos de Meyer.


Summary: Porque el cielo luce en las cuevas en formas inimaginables y a Wanda e Ian les encanta mirarlo y perderse en él. Ian/Wanda.

Para Dany Cullen, espero que te guste esta historia, me quedó más corta de lo que esperaba pero espero aún así sea de tu gusto. Has sido una gran compañera desde esa familia llamada Swansea. Espero que pases una feliz navidad y que recibas regalos tan especiales como tú.






Mi propio cielo

Ian mira a Wanda sentada mirando la azul inmensidad que se cierne sobre ella. La contempla mientras ella está de espaldas, y la admira. Desde ese ángulo, que nunca se había dado cuenta era tan perfecto –aunque tenía la certeza de que toda ella era perfecta –no se atreve a interrumpirla, porque luce feliz admirando el firmamento plagado de luces y escarchas.

Ian se queda quieto, admirando a su propia estrella. Porque ella es la luz más brillante, de eso no tiene duda. La mira y siente un gran deseo de abrazarla, besarla. Se acerca sigiloso, calmado, con ese andar despreocupado que a Wanda le encanta.

Apoya cada paso con paciencia porque no siente un desespero del que no puede ser víctima. Camina al ritmo de los latidos de su corazón que a su vez avanza al ritmo del viento que ondea el cabello de Wanda. No deja de mirarla mientras la noche fría los junta sin susurrar palabra.



Se sienta junto a ella, pasa un brazo por su espalda y enreda sus dedos entre los rubios dorados de su estrella. Ella voltea a mirarlo, se sonroja y se pierde en el azul intenso de los ojos de Ian, porque ese es su cielo, el lugar donde ella se refugia. Se recuesta en el hombro de él y pestañea haciéndole cosquillas, el suelta una risita nerviosa y le besa la frente. Porque no siempre necesitan palabras pero cuando las dicen nunca llegan a sobrar.



-Te amo –le susurra ella.

-Y yo a ti Wanderer mía –se agacha para hacer que sus labios se encuentren y en ese fino roce se dicen más de lo que pueden con las palabras. Sus lenguas apenas se mueven, porque no están ansiosos o desenfrenados, están enamorados y se tendrán para toda la vida, eso es lo que aspiran.



El rueda sus labios hasta besarle la cicatriz que el mismo le marcó y con dulzura la besa y ella siente que el pasado es sólo eso: momentos ajenos a lo que es su vida. Los recuerdos de sus primeros días en las cuevas son borrosos, sólo recuerda los tiempos agradables –donde Ian aparece siempre de una u otra forma –. Se besan de nuevo en los labios y Wanda susurra pegada a él:



-Eres el mejor humano del mundo.

-Tú eres mi alma –le coloca un mechón de cabello tras la oreja y le sonríe dulcemente –y yo soy tu alma, porque mi alma, mi corazón y mi vida son tuyos Wanderer mía.



Se recuestan y se quedan observando el cielo: ella lo ve en los ojos de él, él en los de ella. Porque los ojos de él son el azul cielo que ella busca y los de ella son la luz de estrella que el ansia. Se miran y sus miradas se funden, mientras sus cuerpos se bañan con la plateada luz de luna. No necesitan palabras ni susurros, sólo mirarse para saber que se pertenecen, sólo abrazarse delicadamente y saber que la electricidad corre por sus cuerpos. Porque viven amándose y eso jamás cambiará.




Si te gustó, sé lindo y deja comentario ;)
Feliz Navidad
Robin  Wolfe

2 comentarios:

  1. Robin:

    Te quiero mucho, gracias por este regalo, es bastante especial para mi y te quiero agradecer por todo, te deseo una muy Feliz Navidad y un prospero año nuevo :)

    ResponderEliminar
  2. Corto pero hermosisimo. Me encantó.
    Uff que de tiempo que no me pasaba por aquí.!!
    Cuantos cambios y cuanto que leer!!!.

    Saludos Robin

    ResponderEliminar

>>Déjame tu comentario para conocerte a ti y a tu opinión =P
Robin Wolfe