6 nov. 2009

Cuarto Creciente. XI. "Por siempre y para siempre, es un juramento"

Photobucket


Disclaimer:Todos los personajes, escenarios y nombres pertenecen a Stephenie Meyer.

Summary: Secuela de Solsticio. Bella ahora es vampira y eso parece una complicación para su amor con Jake...¿podrán afrontarlo?, ¿qué pasará con la imprimación?





Cuarto Creciente

Libro II: Jacob

Capítulo XI. Por siempre y para siempre. Es un juramento

Los labios de Bella se hallaban a un centímetro de los míos. Ambos exhalando aire, y respirando el dulce aliento del otro. El aliento gélido de Bella y el mío ardiendo. Exhalando e inhalando. Queriendo saborearnos sin detenernos jamás. Me incliné un poco hacia ella y pegué mis labios a los suyos, aferrando las manos a su cintura mientras ella enredaba las suyas en mi cabello y entreabría su boca para invitarme a pasar.

Se sentía tan bien tenerla entre mis brazos, poseer su lengua con la mía, recorrer sus curvas con mis manos, se sentía tan jodidamente bien que no tenía intención alguna de parar… nunca.

Bella… te amo. Las palabras no salían de mi boca porque estaba enfocada en besarla, en lamerla, en probarla. En sentir cada parte de su nuevo cuerpo, en derretirme con su gélido aliento. Sentía como evitaba alejar los colmillos de mí, como era su lengua la que aprisionaba la mía y le marcaba el rumbo seguro que podía seguir.

Mis manos no hallaban la forma de deshacerse de su ropa, aunque moría por hacerlo. Este era nuestro ansiado encuentro y por nada del mundo permitiría que quedara sólo en besos. Las manos de Bella bajaron de mi cuello y comenzaron a arañar mi espalda, ¿estaba ella pidiendo más? Si era así, yo no tenía problema en dárselo, de hecho me preguntaba por qué estaba tardando tanto.

Nuestros labios se separaron cuando sentí que me faltaba el aire. Bella sonrió y me fue tan fácil imaginarme que se sonrojaba que me era difícil recordar que ya no era humana. Era mi Bella, la misma Bella que había amado toda mi vida y de la que me había imprimado, pero era mucho más hermosa, fuerte… provocativa.

-Lo siento, debo recordar que necesitas el aire –dijo con una sonrisa pícara, llevando sus manos al botón de mi pantalón.

-No tanto como te necesito a ti –dije con una voz muy grave. Tomé su camisa y comencé a subirla, Bella levantó los brazos para deshacerse de ella mientras yo bajaba mi pantalón, me sonreí y sonrojé cuando noté que no llevaba ropa interior. Bella no se dio cuenta ya que estaba bajando sus propios pantalones. Pero cuando subió la mirada, pude notar el deseo brillando en ella.

Me quedé admirando su cuerpo, y me acerqué para retirar los pocos trozos de tela que aún la cubrían. Le retiré todo con tanta delicadeza que Bella estaba sorprendida por mi paciencia. Me quedé contemplándola una vez más. Su cabello cayendo en ondas sobre sus senos, la curvatura de sus caderas invitándome a entrar en ella, en poseerla como lo había hecho aquella vez. Solté un largo suspiro y cerré los ojos por un momento. Ni un segundo después sentí la tierra húmeda debajo de mí y el cuerpo marmóreo de Bella posicionado sobre mi cuerpo. Sentí un hormigueo recorrerme todo el cuerpo y un deseo convertido en necesidad. Amaba demasiado a esa mujer, la amo demasiado como para alguna vez dejarlo de hacer.

Su boca se unió a la mía y nuestras lenguas cantaban el himno a la alegría y ¡vaya! No sabía yo que eran tan buenas músicas hasta ese día. La posicioné debajo de mí, tenía mucho que recompensarle, tanto que le debía, tantas horas que habíamos dejado de compartir. Nuestros labios se separaron, y no por eso dejé de sentir su sabor. Saboreé su aliento y me relamí los labios.

Seguí un camino de besos por su cuello hasta llegar a sus senos: los lamí, los sorbí, los disfruté como si fuera la última vez que lo haría –aunque no quería que lo fuera –alterné con mis manos y mi boca entre ellos. Besé su vientre, su ombligo… reservándome lo mejor para el final.

-Jake –gimió Bella en una forma que me hizo excitarme aún más. Levanté mi mirada un poco – ¿qué has estado haciendo en mi ausencia? –dijo entrecortadamente entre gemidos de placer.

-Extrañándote –dije con voz grave despegándome sólo un poco de su piel.

Y le daba la razón, debió pensar cualquier cosa. Nuestra primera vez había sido tan delicada, tan temerosa, los dos éramos inexpertos. Y hoy, sin más experiencia que esa ocasión, parecíamos maestros entrenados, dispuestos a lo que pasara. En el medio del bosque, una vampira en su área y un lobo violando toda normativa… excepto la de amar.

Fue la mejor experiencia de toda mi vida, no importa cuántas más viva o cuántas más haya vivido hasta ahora. Aquella vez fue la mejor, la más especial, todavía recuerdo la sensación de su piel bajo mis manos, cómo la acaricié, la toqué, la hice mía de nuevo; cómo ella me rasguñaba, me apretaba… No sabía lo que era la gloria hasta ese día. El miedo se había disipado completamente. La tenía conmigo y algo me decía que no la iba a perder, que ni que la tierra temblara, se abriera en dos o cayera un rayo, Bella y yo seguiríamos juntos, porque nos pertenecíamos en todo sentido. Porque la había extrañado tanto, había ansiado tanto volverla a tener entre mis brazos, abrazarla, darle mi calor.

No podía sentir ningún miedo, porque mi Bella ahora era fuerte y nada de lo que hiciera podía herirla. No temía usar un poco más de fuerza. Los dos estábamos siendo salvajes, y si sentíamos que nos excedíamos, comenzábamos a murmurarnos “te amo” en el oído. Se lo dije tantas veces que temí que pensara que no lo sentía en verdad, pero los latidos de mi corazón certificaban mis palabras.

Su boca paseaba por mi pecho, junto a sus manos. Sólo sus labios se hacían cargo de mi cuerpo, cuidadosamente. Se retiraba un poco cuando mi pecho comenzaba a temblar o soltaba un gruñido, cuestión de puro instinto al ver cómo sus dientes se acercaban. Era un temblor que iba más allá de mí.

Volví a besarla en la boca. Estábamos de frente, yo acariciando su espalda, su cabello, su vientre, sus pechos, mientras mi lengua aprisionaba la suya y sentía sus manos recorrer mi espalda, mi abdomen, jugar con mi miembro. Acariciándome. Me despegué de nuevo buscando un poco de aire y Bella volvió a sonreír. Besé su barbilla y su cuello. Mordí su hombro, sorprendiéndome de la suavidad de su piel, no era lo que esperaba, tal vez se debía a que mi dentadura estaba hecha para destruirla, pero yo sólo quería amarla. Nada de destrucciones, odios ni separaciones.

-¿Recuerdas nuestra primera vez? –susurré en su hombro dejando mi aliento hirviente sobre su piel.

-¿Crees que la podría olvidar? –dijo tomando mi cara entre sus manos, se acercó me dio un beso y luego lamió mi sudor con una sonrisa.

-Bueno, yo no podría –sonreí ampliamente.

-Hay algo –dijo Bella y tragó en seco. Bajó la mirada y apoyó sus manos en mi pecho, sintiendo el palpitar de mi corazón, recorriendo mis abdominales, evitando mirarme.

-¿Bella? –No contestó – ¿cada vez que quieres decirme algo tienes que evitar mirarme?

-Tal vez –masculló.

Coloqué mis manos en su barbilla obligándola a mirarme.

-Así estamos mejor –dije con una amplia sonrisa.

Soltó un largo suspiro que me hizo sentir su aliento embriagador y no pude evitar relamerme los labios.

-Hubo algo… ese día. Nosotros…hablamos –las pausas entre palabras me estaban volviendo loco y sin poder evitarlo mi mirada se fue a sus manos, y noté que Bella jugaba con su dedo anular. Medio sonreí y decidí escucharlo –lo recuerdas, ¿cierto? –soltó un largo suspiro y yo me quedé sin responder.

Hubo un silencio que me pareció eterno. Más que eso.

-No sé si tú sigas teniendo la misma idea –masculló con su voz de campanillas –pero te prometí una respuesta… y cuando te la iba a dar, nos perdimos… -mis ojos brillaron estaba seguro de que lo habían hecho. –Jake, me encantaría casarme contigo.

Probablemente parecía un imbécil con la boca abierta como la tenía. Una boca abierta que no tuvo problema en dibujar una sonrisa enorme y luego dirigirse a Bella. Besarla de nuevo, ¿podía ese día ser más perfecto?

-¿Quieres ser mi esposa? –escupí las palabras porque no me las creía.

-Por siempre y para siempre –sus ojos brillaron haciendo mi pecho inflarse.

Sabía que no iba a ser fácil, que nos criticarían. Pero es que nadie había amado como lo habíamos hecho nosotros. Y jamás lo harían.

-Te amo –dijimos al unísono y luego estallamos en risas.

Bella se posicionó sobre mí con una habilidad que sólo le podía haber dado su nueva naturaleza. No me arrepentía de nada, no había nada que odiara de ella. Nada que pudiese odiar. Su mirada dorada era simplemente un nuevo toque a su belleza. Su piel fría. Era mi Bella y eso, la hacía perfecta. Perfecta para amar, perfecta para pasar la eternidad junto a ella, porque ahora teníamos una eternidad asegurada, mi tiempo con Bella no se acabaría jamás.

-Una vida humana no es suficiente para amarte –susurró inclinándose hacia mí. Alineando nuestras caderas y haciendo que la penetrara en un solo movimiento. Moviéndose en círculos sobre mí. Amándome.

Amor, todo lo que necesitaba yo para sobrevivir…

-Bella –susurró una voz -¿Bella? ¿Estás por ahí?

Nuestros sentidos súper desarrollados detectaron el sonido de los pies avanzando hacia donde estábamos. Rápidos como éramos, alcanzamos el clímax en un segundo para después estar buscando nuestra ropa, inseguros de donde había terminado. ¿Es que siempre nos debían interrumpir?

-¡¡¡Bella!!! –dijo un poco más alto y con un tono de desesperación.

-Es Alice –dijo Bella mientras se colocaba la camisa sin haberse colocado el sostén antes –vete Jake, no quiero meterte en problemas.

-En los problemas que tú estés, yo estoy contigo –dije abrazándola por detrás y acariciando su brazo.

-Te amo –dijo en susurro rápido antes de que Alice se apareciera con el sostén de Bella entre las manos y una ceja subida casi hasta el inicio de su cabello negro.

-Ups –dijo Bella sin moverse.

-Jacob –dijo Alice en tono seco –bueno, no es sorpresa –dijo rodando los ojos –Emmet y Edward te están buscando como sabuesos, Bella. Será mejor que vuelvas… y tú también, vuelve por donde viniste –dijo mirándome directamente. Avanzó rápido, le entregó el sostén a Bella y desapareció como si nunca hubiese estado ahí.

Bella se quitó la camisa y se colocó el sostén, para volver a ponerse la primera prenda. Bufaba una y otra cosa sobre que no la dejaban tranquila y no-sé-qué-más. Luego me dio un beso tan profundo, tan perfecto, que difícilmente olvidaré, y que además me dejó un poco desconcertado. Corrió tan rápido que no alcancé a ver que se había ido, sólo sentí su olor perderse con el viento.

-¡¡¡Jacob!!! –gritó una voz a lo lejos. Probablemente de mi lado de la línea. Demonios, mi lado de la línea.

Ni siquiera me volví a mirar quien me llamaba. Sólo me pasé a la zona de los licántropos, y ahí, me encontré a Quil con un gesto de alivio en el rostro en cuanto me vio.

-Suerte que no llegue antes, ¿no?

-Sí, suerte para ti.

-Supongo que había un escándalo por aquí –dijo entre risas.

-Uno que me encantó escuchar.

-Sam te quiere matar –dijo en tono relajado sin ninguna anestesia.

-Siempre ha querido, eso no es nuevo.

-Lo digo en serio. Nos mandó a todos a buscarte –alcé una ceja casi diciendo “tú no trabajas para él” –ya sé, él no es mi jefe, pero por un momento me preocupé, y pensé que preferirías que te encontráramos nosotros a que lo hiciera él… ¿no?

-Sí, gracias –estaba tan animado que Sam podía llegar y decirme del mal que me iba a morir, y que ese mal iba a ser él y lo abrazaría. Vaya, en serio debía estar loco.

-¿Qué harán Jacob? No pueden andar escondiéndose entre los matorrales o rompiendo las reglas cada vez que se les antoje. Hay un tratado… y ya sé, el tratado al carajo, no me lo tienes que decir. Pero sabes que esto de los amores escapándose siempre resulta mal… lo suyo era tan fácil cuando sólo era humana…

-Sí, la tuvimos demasiado fácil. Ni un conflicto. Nada que nos complicara la situación. Charlie, el padre que había estado esperando porque lo nuestro pasara, Bella la que aceptó con total normalidad lo de la imprimación… tenía que pasar algo.

-¿Crees que podrán afrontarlo?

-La imprimación se hizo para que encontráramos nuestra alma gemela, ¿no? –Quil asintió –y no importa lo que pase es nuestra alma gemela…

-Aunque ya no tenga alma –lo asesiné con la mirada –lo siento, no fue mi intención.

Ya estábamos casi llegando a la playa, donde para mi sorpresa no sólo se hallaba Sam con una cara de “este es tu fin, Black”, y no sólo estaba acompañado por Jared y Paul…el imbécil de Paul, quien para colmo de males estaba con Rachel de la mano, ¿qué era eso, una táctica de si te me acercas puedes herir a tu hermana y tu sobrino? Bastardo.

No, eso no era lo peor. Era que Seth, Leah y Embry también estaban ahí, el único que sonreía era Seth… y era comprensible que los otros dos no se mostraran amistosos, o que tampoco lo hicieran mi padre sentado en su silla de ruedas o el viejo Ateara. Todo era comprensible si mirabas al otro lado y veías al clan Cullen, completo. Todos y cada uno, los Cullen y la señorita Swan, futura Black.

-Esto no pinta bien –masculló Quil.

-Yo creo que sí. Así podemos dar la buena noticia en una sola anunciada.

-¿Qué buena noticia?

-Nos vamos a casar.

Tal vez cometí el error de decir eso en una reunión de seres sobrenaturales, con oídos superdotados; los únicos que parecían desconcertados eran mi padre, mi hermana y el señor Quil. Y la única que sonreía era Rachel tras preguntarle a Paul, quien no respondió con amabilidad. Tal vez, sólo tal vez, cometí un error al decir eso sin anestesia, ¿cuántas miradas me estaban asesinando a la vez?





Hello! Aww chicas he notado que están comentando menos T_T y eso me pone mal... así que espero que me dejen muchísisisisismos coments, un mínimo de 100 o me pongo triste, no me inspiro y no actualizo O.o asi que diganme que les parecio el capi, la nueva imagen... o qué se traen todos esos en La Push ? y por qué nadie sonríe? alguien matara a Jake? O_O lo sabremos pronto -o no tan pronto si no comentan-

RobinWolfe

15 comentarios:

  1. ohh no que no maten a jake!!!xD
    me encanto el capi de lo mejor
    jaja pues este es mi primer comment pero es que no tenia cuenta y ya la abri para ponerte miles de comments!!
    me encanta tu fic soy fanatica hasta los huesos jaja espero y actualizes pronto!!!

    ResponderEliminar
  2. AYY!!!
    me encanto el cap. esto si kes un amor q no conoce fronteras literalmente, porfin se amaron (L) y la foto, me encantó es mi favorita ñ.ñ
    sigue asi Robin y pronto te tendre tu regalo :)
    bsts byeeeeeee ;****

    ResponderEliminar
  3. no dejes
    de escribir
    estuvo sensacional
    perfecto
    increible


    sigue
    subiendo
    plis

    los necesito
    como aire
    para respirar

    los 2 historias
    me tienen picadisima


    :)


    eres excelente

    ResponderEliminar
  4. te dejo otro
    comentario

    :)

    ResponderEliminar
  5. gracias
    por compartir
    tu talento

    :)

    ResponderEliminar
  6. y las imagenes
    estan excelente
    me encantan

    ResponderEliminar
  7. holaa!
    hace tiempo qe no pongo coments es verdad!pero qe sepas que siempre leoo tus fics lo que pasa esqe aveces no me da tiempo de comentarte pero siempre que pueda lo hare jeje
    de cada vez esta mas interesante!!pobre jacob y bella como se les ha complicado todo, a mi me da que han roto el tratado y habrá querra :( en fiin
    gracias por continuar mi adicción con esta saga 8)

    ResponderEliminar
  8. Robin!!!! Uffffffffffff!!!!!!!! AMOOOOOOO a JACOB!!!!!!!!!!!!! Escribes genial!!!!!!!! Me encantan tus historiasaaaaaaaaaaaa!!!!!!!!
    Besossssss!!!! :D :D :D xD xD xD

    ResponderEliminar
  9. aaaaaw! que beio me encanto! *-* AMO A JACOB!!! que no lo maten pobrsito! xD espero que actualices pronto!

    Besos!

    ResponderEliminar
  10. Querida Robin:
    Me parece buena historia, pero hay un pequeño problema,es que a mi parecer tardas un poco en actualizar, como consejo te digo, ya que, ¡soy una adicta a los blogs!es que actualises en menos dias o subas otras historias para que tu blog este toda la semana con nuevos capi..toma ejemplo de otros que tienen tanto exito y decenas de comentarios.(en un humilde consejo)
    Por lo demas eres muy talentosa no lo desaproveches. un beso y abrazo cariñoso. Atte. Xochitl

    ResponderEliminar
  11. Se acabo la historia aquí? dime que no por favor, dime que seguirás ...

    PD: De donde c****** sacas tanta imaginación? Ya me gustaría a mí poder escribir historias como las tuyas. =)

    ResponderEliminar
  12. PERDON NENA!! ANDABA PERDIDA!!! PERO YA ME PUSE AL CORRIENTE!!! CON MI HISTORIA!!!

    TE AMO CON TODA MI ALMA!!!

    LA SITUACION FUE PERFECTA... EL SEXO FUE DIVINO...

    SU ESPOSA!! DIOS!! CLARO QUE ACEPTA SER SU ESPOSA!! SI NO LO HICERA YO IBA Y LE ARRANCABA LA CABEZA!! AHAHAHAHAHA

    ERES UNICA Y MARAVILLOSA AMIGA!!!

    De este libro es mi kapi favorito!!! lo ame!!!! AHH!!! YO QUIERO A JACOB !!! PARA MI!!! AHAHAAHHA TE AMO!!!!

    ResponderEliminar
  13. esta geniaaallll, jamas habia comentado pero simepre he seguido todas tus historias, este capi es uno de los mejores(aunque todos son espectaculares) igual gracias por hacer todas estas historias son guau, plis sigue escribiendo esroy muerta de la angustia, no le pueden hacer nada a jacob al contrario qu los dejen ser felicfes, bueno que no sea tan facil no se que hay una pequeña batalla pero que despues nadie salga herido y todos sean felices o algo asi, es tu historia no puedo interferir

    ResponderEliminar
  14. WOW mi Robin linda eso fue... indescriptible.

    Y el lemmon, maravilloso, siempre supe que serias excelente en eso como en todo lo que escribes.

    Me encanta.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  15. Aquí estoy mi Robin!
    Cuando hay amor no hay barreras, no hay obstáculos èl nos hace ser fuertes, nos debilita, nos vence, nos puede. Genial!! mi "musa". Besotes miles

    ResponderEliminar

>>Déjame tu comentario para conocerte a ti y a tu opinión =P
Robin Wolfe