20 ene. 2010

Isabella decide amar "Epílogo: El significado de amar"



Disclaimer: Todos los personajes, escenarios y nombres pertenecen a Stephenie Meyer. Título adaptado de Veronika decide morir.
Summary: Bella y Edward se comprometen en matrimonio. El deseo y el interés son sus verdaderas razones, pero Jacob Black le probará a Bella lo que es amar. Jacob/Bella/Edward. Todos Humanos.

La frase del principio es de Kyoichi Katayama de su libro "Un grito de amor desde el centro del mundo" sí, estoy pegada :3






Epílogo
El significado de amar



«Las personas que encuentran dentro de sí mismas la facultad de enamorarse hacen un descubrimiento más importante que los que han ganado el Premio Nobel»



Cuando se mira hacia el pasado es gustoso hacerlo riéndose, o al menos con una sonrisa en el rostro; que los errores no sean más que un recuerdo borroso con un aprendizaje nítido, porque al fin y al cabo son una parte inevitable de ser humanos. Sin embargo, no hay nada más gratificante que pisar fuerte sobre el presente y que una sonrisa adorne tu cara.
— ¿Lista? —sus manos cálidas rodearon mi cintura y su aliento abrasador acarició mi cuello, sus manos subieron hasta posarse sobre mi corazón y sentir los latidos frenéticos de éste —. ¿O estás demasiado asustada?
—Nada me asusta a tu lado —dije por encima del murmullo del viento que azotaba nuestros cuerpos y murmuraba con estruendo a nuestros oídos; aún así, no había sonidos, olores ni sensaciones para mí que no fueran Jacob Black. Me besó con ternura en el cuello y me soltó.
Se paró delante de mí dándome la espalda, abrió los brazos de lado a lado. Su figura desde esa perspectiva debía de ser una de mis favoritas: sus brazos musculosos y cobrizos, su espalda formada, sus piernas torneadas y el short de playa en color turquesa resaltando el tono de su piel. Sí, debía de ser una de mis favoritas, pero no se comparaba a verlo a los ojos y reflejarme, ver su sonrisa y que ella iluminara todo a su alrededor.
—Te amo —gritó alto y claro, por encima del viento, como si esperara a que éste le contestara en un eco.
El eco era mi corazón.
—Jake, no lo grites —dije riéndome y sonrojándome.
Se volteó a mirarme lo que hizo que me sonrojara aún más, sentía que me comía con la mirada. Yo llevaba una camisa fina blanca y un pantalón muy corto con flores estampadas.
—Quiero que el mundo entero lo sepa —dijo acercándose a mí, mirándome a los ojos —. ¿Lo sabes tú? ¿Sabes que te amo? —preguntó colocando una mano en mi barbilla, haciendo que hormigas corrieran por mi vientre y mariposas volaran por mi estómago.
—Claro que lo sé, Jake.
—Entonces, el mundo entero lo sabe —sonrió y se inclinó para posar sus labios en la comisura de los míos —. ¿Dirías tú que me amas?
—Jake, saltaría de un acantilado para estar contigo —una sonrisa asomó su rostro, comenzó a caminar en retroceso sin que la sonrisa desapareciera, y sin despegar sus ojos de los míos. Se tambaleó en la punta del risco lo cual provocó un grito de mi parte; me dedicó una sonrisa más ancha y se lanzó de espaldas al agua.
Avancé con rapidez al tiempo que gritaba su nombre con desesperación, contemplé la altura a la que estaba, de la que él acababa de saltar y vi su cuerpo caer al agua. Tragué en seco. El plan de nuestra cita era saltar juntos y le acababa de decir que lo haría por él. Y era cierto. Haría lo que fuera.
Miré el sol en lo alto del cielo, tomé aire y miré el agua calmada, y una cabeza asomarse entre las olas. Sonreí y sentí cómo su mirada se dirigía hacia mí. Se colocó una mano sobre los ojos para observarme. Tenía que hacerlo. Tenía que saltar.
Tomé impulso y salté sin dudar de nuevo.
El agua me arrastró hasta abajo y olvidé que debía agitar mis pies para salir, tragué agua salada e inmediatamente después sentí la mano cálida de Jake tomarme por un brazo.
—La idea es que saltes para estar conmigo, no para ahogarte —me sonrió al tiempo que me apretaba a su cuerpo facilitándome mantenerme en el agua —. Te amo, Bella.
—Y yo te amo, Jake —sonreí y mordí mi labio inferior.
Me tomó por la mano izquierda y me fue arrastrando hacia la costa.
—Sé nadar, Jake —mascullé.
Me depositó con cuidado sentándome en la arena.
—Mira, también sabes besar e igual lo hago contigo —dijo acercándose a mí, tumbándome en la arena y besando mis labios de una manera pasional, una que atentaba contra el autocontrol de los dos. Una manera en la que ya no éramos dos, sino que nos fusionábamos con cada movimiento de nuestras lenguas. Se entrelazaban al tiempo que mis manos lo hacían en su cabello y su cuerpo me guiaba hasta que fuese él quien yo aprisionaba entre mi cuerpo y la arena. El sol brillaba tostando nuestros cuerpos, pero en sí, no necesitábamos más calor.
—Hazme tuya, Jake —gemí sintiendo que no podría aguantar más.
—Ya lo eres —jadeó él besando mi cuello —. Siempre lo has sido y aún así, no me perteneces.
Me separé de él alzando una ceja.
— ¿Qué? Pero si soy totalmente tuya.
—No —negó con la cabeza —. No puedo poseerte entera, Bella. Eres demasiado para mí. No puedo ser tu dueño, porque no tengo forma de pagarte. No puedo, no puedes ser totalmente mía, porque eres una parte de mí. Eres la mujer que me completa y me brinda esa felicidad eterna, la que siempre me negué a encontrar, a tocar entre mis manos. No puedes ser mía, porque eres como la arena —tomó un puñado entre sus manos y lo deslizó entre sus dedos —, eres libre de irte a donde quieras.
—No quiero ir a ningún lado si tú no vas conmigo —dije acariciando una de sus mejillas con el dorso de mi mano.
—La arena también se adhiere a los cuerpos —se señaló el pecho cubierto de ésta y sonrió.
— ¿Te lo he dicho ya? —Jacob alzó una ceja incrédulo —. ¿Ya te agradecí por haber luchado por mí?
—No tendrías porque hacerlo —me tomó por el cabello acercándome de nuevo hacia él —. Porque para mí fue todo un placer.
Nuestros labios se unieron en otro beso. Sus manos rodearon mi cuerpo. Y todo fue diferente, no era como si la temperatura de nuestros cuerpos hubiese descendido obviando la necesidad de quitarnos la ropa. No. Era como si sus palabras fuesen suficientes para sabernos parte del otro. Sí. Era eso. Era el sentir que él estaba dentro de mí, tocando cada parte de mi cuerpo, de mi alma, aunque literalmente no lo estuviera.
—Isabella, déjame enseñarte que es amar —susurró pegado a mis labios.
— ¿Sabes tú que es amar?
—Lo que sea que sienta a tu lado —me besó en una mejilla pellizcándome con sus dientes —. Esto —guió mi mano hasta su corazón y sentí los latidos como galopes de caballo. Sonrió —. ¿No te parece una buena definición?
—No creo que exista una —mascullé recostándome a su lado, acurrucándome bajo uno de sus brazos, sintiéndome segura.
—Estoy dispuesto a descubrirla junto a ti. Quiero ser ese hombre que te enseñe a amar.
—Yo quiero ser la mujer a quien le enseñes —besé su pecho saboreando la salubre del mar y los pequeños granos de arena —. Porque he decidido amar, y esa palabra sólo cobra significado junto a ti.
El sol brilla en lo alto y a mi lado. Lo hace cada mañana cuando me despierto y veo a Jacob a mi lado. El sol brilla cuando me besa, me abraza, me hace el amor. El sol brilla cada vez que él sonríe. El sol brilla porque he descubierto en mí la capacidad de amar, de crecer, de ser feliz. Y creo, que es el descubrimiento más importante que una persona puede hacer. Porque primero, tiene que decidir que quiere hacerlo y su corazón por sí sólo podrá amar.

«Te amo y lo digo; Te amo y no temo demostrártelo…
Porque eres una parte de mí y a la vez mi mundo entero»






Sí, la inspiración llegó!! :3
Un pequeño epílogo & la noticia de que habrá una sorpresita con respecto a este fic :D la cual estará, errr... espero que la pueda seguir entregando los días miércoles ;) no será algo extenso, pero me parece necesario (?) No sé que se imaginen, pero tal vez no sea eso (?)
De nuevo, gracias por su apoyo & recuerden (?) que este fic está nominado en los Silver Cup Twilight Awards como "Mejor 'Y entonces el león Y el lobo se enamoraron de la oveja'" Así que si quieren votar se los agradeceré :)
Besos, abrazos & un Jacob
Photobucket
.


2 comentarios:

  1. --Elizabeth Black--
    graciasss graciasss por seguir, me encanta leerte :)

    ResponderEliminar
  2. AYYYY! Robin, que lindo lo que escribiste *-*
    tu sabes que yo amo el amor y q adoro la magia q lo rodea, eso tan inexplikable komo no lo podian explikar y a la vez si Jacob y Bella
    muy lindo e inspirador, me encantó, no se porque, creo q sin las palabras necesarias, si no q con actos definiste amor, como cuando Chuck le dice a Blair en la primera temporada "defineme amor" xD me ENCANTAAAAAN, ay! me desvié del tema
    en hora buena llegó la inspiracion y muy inspiradora :)
    te felicito, mi capitulo favorito ♥
    sigue asi como escribes y ya quiero ver la sorpresiña *-*
    besitos robin BYEEEE

    ResponderEliminar

>>Déjame tu comentario para conocerte a ti y a tu opinión =P
Robin Wolfe