18 nov. 2009

Isabella decide amar: 7 "Corazones Ambiguos"


Disclaimer: Todos los personajes, escenarios y nombres pertenecen a Stephenie Meyer. Título adaptado de Veronika decide morir.


Summary: Bella y Edward se comprometen en matrimonio. El deseo y el interés son sus verdaderas razones, pero Jacob Black le probará a Bella lo que es amar. Jacob/Bella/Edward. Todos Humanos.

N/A: Capítulo dedicado a Poppy Archbold; gracias chica por esos bellos regalos que me envíaste, no podría elegir mi favorito, porque todos me encantaron. Me alegraste el día pero muchísimo :D Mil gracias y espero que sea una sana adicción que sepa seguirte causando ^^



Capítulo 7. Corazones ambiguos


Intentando ser amante, olvido como ser amigo


(A las tres de la mañana, Los Aldeanos)


Bella puso en marcha la pickup tan pronto sintió que estaba lista para lo siguiente. Hizo el camino con las manos frías y temblándole por el miedo.


Estacionó tan lejos le fue posible de su destino para no advertir de su llegada debido al estruendoso sonido de la camioneta.


La llovizna era muy ligera, pero en cuanto Bella puso pie fuera del auto, sus pies se embarraron de lodo, a lo cual no le prestó atención. Su corazón se sentía exactamente así, como si hubiese caído en un pantano, impidiéndole latir con normalidad.


Caminó entre el lodo hasta detenerse frente a la casa de color rojo, suspiró sin atreverse a tocar la puerta, cuando ésta se abrió revelando a un Jacob apurado por salir, quien claro está se quedó asombrado de ver a Bella allí, ya que precisamente iba saliendo a buscarla.


Se sentía tan estúpido desde la última vez que se habían visto... Aquel día que había decidido borrar de su memoria y no cargar con recuerdos indeseados.


-Jake -masculló Bella con un miedo notorio, la voz le temblaba y sus piernas flaqueaban.
-Bella -dijo él con una sonrisa que no le pertenecía. Era apagada y sin expresión suficiente. No era intencional, ya que había decidido no demostrar todo lo que sentía.
-Parece que ibas saliendo, será mejor que me vaya –se excusó Bella sin saber cómo ocultar su miedo.
-Iba saliendo para tu casa –aclaró él.
-Oh –fue lo que Bella logró decir.


Jacob la invitó a pasar y Bella entró no sin antes mirar atrás. Tenía la rara sensación de que todo el tiempo estaba siendo observada. Rosalie le había dicho que a eso se le llamaba Paranoia y que probablemente se debía a que tenía un constante temor a ser perseguida: a que Jacob la viera con Edward, o a que Edward la viera con Jacob.


-Perdóname –dijeron los dos a la vez, lo cual los hizo reír y aliviano un poco el ambiente que estaba tenso y pesado como si una gran nube los envolviera. Las risas lograron convertir la nube en niebla.
-Yo primero -Dijo Jacob agregando una sonrisa a sus palabras -siento que hice todo mal, Bella, me concentré tanto en tratar que me amarás que olvidé ser tu amigo...
-No necesitas esfuerzos para que yo te ame, Jake. Yo te amo.
-Y quisiera que eso fuera suficiente –suspiró él y luego se mordió la lengua.
-Yo lamento que hayas visto lo que... -Jacob alzó una mano para impedir que Bella hablará de más; prefería no escuchar lo que iba a decir y tener que encontrarse con las nítidas imágenes que su memoria luchaba por olvidar –también olvidé cómo ser tu amiga. Nos prometimos que siempre seríamos amigos, que siempre nos tendríamos y mira lo que nos está pasando.


»Jake, quiero que estés conmigo en mi boda, eres la persona más importante para mí.


Jacob sonrió de una forma que había estado practicando. Una sonrisa tan amplía que impedía que alguien notara que la alegría no le llegaba a los ojos.


-Estaré contigo bajo una condición –dijo con la voz firme.
-Sí Jake, puedes ser mi dama de honor -dijo Bella en tono de convencerlo con una sonrisa.
-Claro, pero sólo bajo la condición de que me prometas que tus decisiones de ese día son las que te harán felices.


Bella le sonrió.


-¿Me lo prometes?
-Por el suéter de los dulces sueños -dijo Bella colocando la mano en su corazón y con una sonrisa que a Jacob le parecía no haber visto en mucho tiempo. Jacob extendió sus brazos y Bella se metió entre ellos.


Como siempre, ambos parecían hallar su lugar en los brazos del otro, aunque en ese momento ambos ocultaran la mitad de las cosas que querían decirse, habían hecho una elección y ambos eligieron amarse en el silencio de los pensamientos, pensarse en la soledad de las fantasías, retorcerse ante el sufrir del otro y ser siempre el hombro donde llorar, el brazo a torcer y la mano amiga que rescata y rara vez hiere.


A una semana de la boda, Bella estaba segura de sus sentimientos: amaba a Jacob por sobre todo. Quería a Edward como un primo tal vez, alguien a quien celaba y veía con cariño, mas jamás sentiría por él algo profundo, porque no tenían nada en común, porque su amor se había extinguido después de graduarse cuando ya no existía la adrenalina de besarse en los pasillos o meter a Edward en la casa a escondidas; su amor se había acabado tan pronto se había convertido en algo fácil, por lo que no tenían que luchar. Se habían acostumbrado el uno al otro. Era triste, pero si era así, qué les costaría estar el resto de sus vidas juntos: nada pensaba Bella con ganas de convencerse.


La casa de los Cullen había sido el lugar más visitado en esa semana en Forks. Familiares y amigos de los Cullen habían venido desde Italia, Brasil y Alaska.


Tanya, la ex novia de Edward, se acababa de graduar en enfermería. Su familia era la proveniente de Alaska, sin embargo ella vivía en Washington, D.C por su trabajo y estudios, los cuales habían sido motivos de su separación de Edward antes de finalizar la preparatoria. Cuando vio que él no tardó en emparejarse con Bella, borró los números de teléfono de éste y jamás lo volvió a contactar; aunque los celos de Bella la hacían pensar que ellos se veían a escondidas o incluso que estudiaban en la misma universidad, sin recordar cuál había sido el motivo de su ruptura.


Alice había abandonado el campus universitario para ocuparse de la boda de su hermano adoptivo. Recibió un poco de ayuda de Rosalie, Emmet y Jasper -su novio –. Aunque Rose estaba en total desacuerdo con el casamiento y llegó a pensar en no colaborar para que nada estuviera listo, supo que su mejor amiga hubiese insistido en casarse en cualquier capilla en una esquina, por lo que cambio de opinión y se mantuvo al tanto de todo lo necesario.


Rosalie le sugirió a Emmet que dijera que él tenía una licencia para casar a los novios, de forma que luego pudiese decir que era falsa y que el matrimonio debía ser anulado. Él, que no tenía problemas en complacer a Rose, no se negó, pero Bella que ya conocía las intenciones de su amiga de realizar sabotaje, por lo que insistió a Alice en que consiguiera ella al juez.


La mansión blanca tenía cajas abiertas y sin abrir por todas partes. Rosas blancas y rosadas artificiales, manteles en color crema y bancos para sentarse sin armar.


-La idea de casarnos rápido era que no hiciera todo esto -dijo Edward mientras veía a Alice buscar desesperada en la agenda de teléfono el número del banquete que logró contratar.
-No, la idea era estresarme el doble -refutó ella marcando con agilidad un número.


El timbre de la casa de los Cullen sonó alterando a Alice un poco más. Le señaló a Jasper la puerta con la boca mientras comenzaba a hablar con la persona al otro lado de la línea.


Jasper caminó a la puerta y abrió sin preguntar quién era. Se quedó perplejo al observar a la joven en el umbral. Una hermosa mujer esbelta, de rasgos finos y cabello rojizo.


-Hola, soy Tanya, amiga de Edward -sonrió y Jasper la dejó pasar, sin dejar de observarla en un fallido intento por disimular.


Tanya pasó junto a Emmet sonriéndole, pero él no se inmutó, su belleza era exótica pero no por eso mayor que la de Rose, quien sonrió orgullosa al notar que Emmet ignoraba a la chica del pelo color cereza.


Alice apenas la miró y por algún motivo, no se sorprendió.


Edward que se hallaba sentado sobre una caja dejó de respirar tan pronto sintió el aroma a vainilla que durante tantos años le había cautivado. El olor a vainilla que caracterizaba a aquella mujer de cabello rojizo y piel de nieve.


-Tanya -dijo Edward en tono incrédulo.
-¡¡¡Edward!!! -saludó ella con entusiasmo y no temió acercarse a darle un beso en la mejilla y abrazarlo. Alice miraba de reojo la escena mientras hacía como si siguiera buscando un número en la agenda.


Rosalie, que era muy intuitiva y detallista –aparte de conocedora de que ella era la ex novia de Edward –veía que el amor entre los dos jamás se había acabado. No sabía si saltar en un pie porque la aparición de la pelirroja podría impedir la boda o correr a decirle a Bella que pusiera las cosas en su lugar.


Como pedante que era –y más si se trataba de Edward Cullen –Rose abrió su boca para tensar un poco más la situación


-¿No nos vas a presentar, Edward?


Edward se tensó tanto que fue notorio hasta para Emmet que se caracterizaba por ser distraído.


-Claro -dijo nervioso -ella es Tanya, una amiga de la preparatoria.
-Ah vaya -dijo Rose en tono hipócrita -entonces conoces a la novia, Bella -sonrió con malicia y notó lo desagradable que le fue escuchar ese nombre a Tanya.
-Sí claro -dijo ella tratando de no parecer afectada.
-Soy Rosalie, su mejor amiga -le extendió la mano.


Tal vez Tanya se convirtiera en su mejor aliada. Aunque esa misma intuición le decía que por mucho que amara a Edward, no era la clase de chica que vendría a impedir la boda sino a sonreír hipócritamente mientras Edward daba la afirmativa. Suspiró renuente.


-Yo soy Emmet -también le extendió la mano y Tanya la tomó por más tiempo del que a Rose le hubiera gustado.
-A mí ya me conoces -dijo Alice saltando de la silla -¿cómo estas?
-¿Alice? No te había visto. Siempre sabes cómo pasar desapercibida.
-Tú sabes, aprendí de la mejor.
-Tanto tiempo sin hablar, ¿qué has hecho de tu vida?


Rosalie contemplaba la escena con tanta intensidad que Alice sintió su mirada y optó por presentar a su novio. Rose supo por el tono que usó Tanya que en realidad no tenían mucho tiempo sin hablar y que probablemente había sido Alice quien había hecho que la invitada llegará una semana antes de la celebración.


-Pensé que no vendrías -dijo Edward.
-De hecho, no iba a hacerlo. En vista de que no recibí invitación -dijo en tono irónico -pero mis hermanas me dijeron que su invitación parecía incluirme.
-Claro que estabas allí -dijo Alice rodando los ojos.
-Pensé que me llegaría una invitación a mi casa...
-Pero Edward...
-Me confundí –interrumpió él -creía que ya habías regresado a Alaska.


Tanya lo miró diciendo "no te creo pero nada" y luego sonrió.


-Creo que me iré -dijo Rosalie harta de que ella fuera la causa de que la conversación no estuviera fluyendo. Apagó su teléfono para no recibir llamadas de su amiga mientras aclaraba si decirle o no sobre la invitada que acababa de llegar.


-¿Tienes dónde quedarte, cariño? -le preguntó a Tanya.
-Reservamos habitaciones para todos cerca de aquí -respondió Alice.
-Oh, genial. Preguntaba porque mi compañera de cuarto está de viaje... Pero ya que tienes donde estar -sonrió.


Emmet y Rose se despidieron de los Cullen y de Jasper, y Rosalie al despedirse de Tanya no dudo en susurrarle "estoy de tu lado, cariño".


Tanya quedó confundida, ella sólo había ido a ver a su ex novio casarse dispuesta a manejar el dolor de su corazón, al saberlo perdido para siempre. Pero ¿podían esas palabras significar que había oportunidad de cancelar la boda? Si era así, ¿por qué a Rose le interesaba aquello siendo ella la mejor amiga de la novia?


Muchas preguntas y ninguna respuesta. A Tanya no le interesaba cancelar la boda si eso no le certificaba que volvería a los brazos de Edward.


Jacob por su parte abrazaba a Bella disfrutando de su olor, dispuesto a estar a su lado ese día si eso era lo que ella quería, pero Jacob era astuto y podía escuchar el palpitar del corazón de Bella. Podía sentir cómo ese corazón latía por él, y sabía que nadie la haría más feliz que él. Darse por vencido no estaba entre sus cualidades.


Bella disfrutaba del calor de Jacob, con la esperanza de que pudiera seguir abrazándolo aunque estuviese casada y con una esperanza aún más grande de cobrar valentía y cumplir su promesa.


Edward miraba a Tanya sentarse en una de las cajas frente a él, haciendo sus cabellos bailar y enseñando la justa cantidad de piel. Edward veía que ella era mucho más hermosa de lo que había sido y moría de celos de pensar que era a causa de otro hombre que la sabía tratar mejor que él.







Bueno, no queda demasiado de esta historia D: pero ahora es que empieza lo bueno; a sólo una semana de la boda... qué rapido pasa el tiempo no??


Podrá Isabella decidir amar? Primero deberíamos conocer su definición de "amar"


Gracias Poppy por todo, me alegra mucho que mis fics te gusten :D


xoxo

Robin Wolfe

9 comentarios:

  1. WOW!!!
    q inesperada la llegada de Tanya, genial komo siempre Robin ñ.ñ y q pena q le kede poko a este fic, en verdad me gusta muchoo
    un besito q estes bn byeeeee ;***

    ResponderEliminar
  2. waaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
    waaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
    waaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa

    dios diso dios

    un final feliz para edward....
    una oportunidad para jacob.........
    y una salida facil para bella........


    dios todo lo solucionaste eres realmente grande

    jajaja amo tu historia

    grax tkm chao

    ResponderEliminar
  3. me encanto
    sigue asi

    ResponderEliminar
  4. El momento de la verdad se acerca, el sentimiento negado no podrá ser y es mi "musa" quién hará que lo oculto a la vista pueda estar. Besotes miles mi Robin

    ResponderEliminar
  5. HOLA!! ACABO DE TERMINAR DE LEER .. LA HISTORIA HAHA BNO LO QE LLEVAS YY REALMENTE ME ENCANTOHH**!!!! NO SABES LA AMO,, ESTA SPR GENIAL YY YA NO AGUANTO PARA LEER EL PROSIMO CAPITULO DE VDD.. BNO.. ME VOY.. ESPERO CN ANSIA EL SIGUIENTE.. BYEEE... TE QIERO.. MARIEEE



    EEII HARE UN BLOG OO UNA COSA DE ESTAS PARA ESTAR EN CONTACTO SALE.. BYEEE.... MAARIIEEEE

    ResponderEliminar
  6. me llamo Adrián y esta historia es maravillosaaaa me encanta crepusculoo y sobre todo el amor bella/jacob nose xq pero siempre e odiado a edward!! termina el libro xfavoor!!! es precioso!!xD
    VIVA LA ESCRITORA!!
    as contado la istoria q siempre debio contarse!:D

    ResponderEliminar
  7. AHHHH LO AME!! WOW! TANYA A LA DERIVA!! QUE GENIAL!!! SIGO LEYENDO AMIGA!!!!

    ResponderEliminar
  8. Lo adoré! Me gustó el abrazo de Jake y Bella, hice un suspiro muy lelo y un awww que después me dio mucha risa, jajaja
    Me encanta como va la historia, divina! besotes!!!

    ResponderEliminar
  9. es que me sube la rabia!!!! esa Bella tan DESCARADA le dice que sea la dama de honor! yo me muero estoy hablando en serio, me va a dar algo!!! me estoy sofocando1!! pfff siii que Tanya se quede con Edward!!! wiiii

    ResponderEliminar

>>Déjame tu comentario para conocerte a ti y a tu opinión =P
Robin Wolfe