7 oct. 2009

Isabella decide amar: 2. Un diamante no es amor




Disclaimer: Todos los personajes, escenarios y nombres pertenecen a Stephenie Meyer.
Summary: Bella y Edward se comprometen en matrimonio. El deseo y el interés son sus verdaderas razones, pero Jacob Black le probará a Bella lo que es amar. Jacob/Bella/Edward. Todos Humanos.


________________________________________________

Capítulo 2. Un diamante no es amor

Bella POV


-Bella y yo nos vamos a casar…


Me quedé en frío y solté la cuchara de la ensalada provocando un ruido metálico en la mesa. Los ojos de Charlie y Renee se clavaron en Edward y los de Carlisle y Esme en mí. Alice soltó una risita y la calló cuando los cuatro pares de ojos se dirigieron a ella, enserió la mirada y miró nuestras manos unidas.


Mi pulso se aceleró y mis manos comenzaron a sudar, al igual que la frente de Edward que se llenó de pequeñas gotas. Comencé a pensar que aquel no había sido el momento para decirlo, de hecho, hubiese sido mejor jamás tener que decirlo.



-Lo hemos pensado durante mucho tiempo y hemos decidido que es el momento…

-Yo no opino lo mismo –interrumpió Carlisle a su hijo –aún te falta un tiempo para acabar la carrera y el sueldo de Bella no los llevará a ningún lado –su tono se fue elevando y su cara se iba tornando roja de furia.

-De hecho papá –maldije para mis adentros, a Edward no se le ocurriría decir ahora que él ya no estaba estudiando ¿o sí? –No estamos pidiendo su permiso –los ojos de Edward recorrieron la mesa y se centraron en los de Charlie –sólo su bendición.


Charlie exhaló aire por la nariz como un toro, apretó la mandíbula y los puños y miró a Edward con furia, con mucha más de la que pensé que podría.

-Pues por mi parte no la tienen –articuló sin titubear.

-Pero papá…

-Eres demasiado joven Bella, no tienes idea de lo que estás haciendo, esto es un capricho que a ninguno de los dos le hará ningún bien.

-Tu padre tiene razón cariño –dijo mi madre en tono dulce –no es bueno casarse joven. Hay tanto por vivir aún.

-Ustedes no se casaron jóvenes, ustedes se casaron sin amor –dije titubeante –y Edward y yo nos amamos.


Mis padres se habían casado cuando mi madre supo que estaba embarazada de mí, sin embargo ya ambos estaban lo suficientemente adultos como para saber tomar una decisión, así que no podían culpar a la mente joven de que su matrimonio se estuviera yendo por la borda.


-¿Es…tás em…b…ar...azada? –Masculló Charlie entrecortadamente -¿es eso? ¡TÚ! –dijo señalando a Edward y levantándose de la silla.

-Papá…relájate por favor.

-¡Tú embarazaste a mi hija!



Alice soltó una risita y Charlie se enfureció el doble.

-Señor, con todo respeto, Bella no está embarazada, y su acusación me tiene sin cuidado ya que nosotros hemos tomado nuestras previsiones.

Bufé. Nuestras previsiones consistían en la abstinencia. Alice me miró de reojo y luego a su hermano.


-Yo creo que los chicos lo que más necesitan es nuestro apoyo –Charlie regresó a su silla y todos se concentraron en mirar a Esme quien tenía la palabra –se casarán queramos o no. Si les damos nuestro apoyo, Charlie tendrá la dicha de acompañar a tu hija al altar –lo miró con sus ojos de dulzura y prosiguió –y cada uno de nosotros vivirá ese mágico momento que vivirán una sola vez. Bella es su única hija y Edward es nuestro único hijo que pudimos engendrar y a mí me encantaría estar con ellos en este momento tan especial.

»Si no les brindamos nuestro apoyo, una noche el volvo no estará en el garaje, y cuando suba a la habitación de Edward él tampoco estará. Los llamaré y ustedes verificarán que Bella también se ha ido y cuando tratemos de localizarlos por el GPS del auto descubriremos que están en Las Vegas. Tres días después regresaran a recoger sus pertenencias y los habremos perdido para siempre.


Esme tomó una bocanada de aire y nos miró a Edward y a mí.

-Así que yo les doy mi bendición y tendrán todo el apoyo que necesiten de mi parte. –nos sonrió y se levantó para darnos un abrazo, el cual recibimos con mucha alegría.


Carlisle musitó un “de acuerdo” y bufó. Y Reneé y Charlie se limitaron a asentir con la cabeza y suspirar.



-o-


Entreabrí los ojos y noté que no había descansado en toda la noche, parecía que la peor parte había pasado anoche, pero yo bien sabía que no era así, que el día de hoy me tocaría afrontar a la persona que más miedo tenía de decirle la verdad. La mañana de hoy tenía que hablar con Jacob, decirle que me iba a casar.


Me senté en la cama observando el clima nublado de aquella mañana. Un clásico en Forks. Jacob tendía a ser de carácter explosivo, y seguramente saber que me casaría haría notorio eso. Habíamos sido amigos desde que yo era muy pequeña. Cada domingo íbamos a La Push porque Charlie se iba de pesca con Billy y Harry, y mágicamente me había hecho amiga de Jacob.


Nunca había tenido facilidad para hacer amigos, pero estar con Jacob era tan fácil, algo tan natural como respirar. Jacob Black era una persona muy cálida, muy amigable y que siempre me podía hacer reír. Lo amaba de muchas maneras, y saber que aquel amor era mutuo era lo que me hacía saber que él era la persona más difícil para comunicarle la noticia.


Salí de mi habitación y tomé un baño fugaz. Me coloqué una ropa linda pero que me cubriera, ahora era una mujer comprometida. Miré la cajita del anillo que me acreditaba como tal, a partir de hoy no tenía la excusa de que no habíamos dicho nada sobre nuestra boda. La abrí y el estómago se me revolvió, ¿en serio existía la necesidad de aquel enorme diamante? Saqué el anillo y lo coloqué en el primer dedo que encajó. Me tenía sin cuidado donde debía ir.


Me amarré las trenzas de mis tennis y bajé las escaleras corriendo. Mi mamá estaba barriendo el suelo y me preguntó si quería desayunar, negué con la cabeza y salí de la casa. La ausencia de la patrulla me hizo saber que ya Charlie se había ido, por un minuto me preocupó la idea de que hubiese ido a La Push; traté de no pensar en eso y encendí la vieja pickup, era lógico que mi padre estuviese trabajando.


Había hecho el camino innumerables veces. La mayoría de ellas, sin una razón específica, sólo ir a pasar tiempo con mi mejor amigo. La casita roja ya se visualizaba, así que estacioné la camioneta, la apagué y me quedé adentro jugando con las llaves. Vi a Jacob salir de la casa, seguramente porque había escuchado el motor de mi chatarra andante. Verlo me hizo sonreír inmediatamente. Bajé del auto y metí las manos en los bolsillos del suéter, estaba segura de que Jacob podría ver el anillo a esa distancia.


Mi mejor amigo vestía con pantalones de jean hasta la rodilla y llevaba el torso desnudo, probablemente porque se acababa de levantar. Suspiré al observar su marcado abdomen y sus brazos perfectos. Nota mental: regalarle a Jacob camisas de manga larga y pantalones. Segunda nota mental: Agradecer que Edward no pueda leer mi mente ni nada parecido.


Iba caminando hacia Jake muy lento, pero él corrió hasta mí y me abrazó dándome vuelticas en el aire.

-Jake –musité pegándome a su pecho.

-¿Vio tu novio el escalón roto? –dijo entre risas.

-Sí, y me preguntó si sabía que le había pasado. –abrió los ojos como platos –pero me hice la que no. Si no, ya estuviese aquí con una pistola.


Me encogí de hombros y ambos nos reímos. Jake me contempló durante un momento y su tierna mirada se oscureció bruscamente.


Oh, oh…



-¿Quieres decirme algo? –suspiró y nuevamente me miró con ojitos dulces. ¿Cómo podía conocerme tanto? –Eres demasiado obvia Bella –dijo respondiendo a mi pregunta no formulada.

-Sí… ¿dónde quieres hablar?

-Vamos –hizo un gesto para tomarme de la mano, me quedé un segundo tratando de recordar en qué mano había colocado el anillo, saqué la mano derecha del bolsillo del suéter y ¡maldición! Jacob tragó en seco, y se quedó observando el gigante diamante en mi dedo. Bajó su mano tendida hacia mí y me miró con gesto de derrota. Las lágrimas se agolparon en mis ojos y un nudo se formó en mi garganta, no era estúpida, sabía que Jacob me amaba.



Jacob POV

El dedo anular de Bella estaba decorado por el diamante más enorme que el mundo hubiese visto. Un diamante manchado de compromiso y falsedad. De la falsedad de un amor que no existía.

Los ojos de Bella se llenaron de lágrimas y yo me sentía un idiota, ni siquiera me había dado cuenta que ya no le tendía mi mano.

-Te vas a casar –afirmé tratando de que mi voz no se quebrara.

-Sí –musitó mirando al suelo y escondiendo su mano en el bolsillo del suéter.


La alegría que había sentido al verla llegar se había esfumado por completo. Bella se casaría con Edward Cullen.

-¿Cuándo? –logré articular.

-Tenemos planeado que sea en dos meses.



Tomé aire y sonreí. Extendí mi mano nuevamente y Bella la tomó. Caminamos hacia First Beach, notaba que Bella estaba un poco tensa, pero poco a poco se iba relajando.


-Entonces te casarás en dos meses… ¿tiene algo de particular que sea en mayo?

-No, sólo es por cuestiones de tiempo.

-Están apurados –musité.

-Algo.

-Es raro, las parejas se suelen apurar cuando están esperando un hijo, pero sabemos que el señor Cullen es un poco… ¿anticuado? Yo diría aburrido más bien.

-Jake…Edward es un caballero.

-Sí claro, un caballero medieval –Bella se rió y eso me dio ánimos para seguir.


Ya estábamos en First Beach. Bella se colocó la capucha del suéter cuando el rocío matutino se convirtió en lluvia que caía con fuerza. Seguimos caminando sin prestar atención a las gotas que el cielo arrojaba, a Bella y a mí nos gustaba la lluvia, por alguna extraña razón, o tal vez sólo por costumbre de siempre haber vivido en Forks.


-Charlie estará tan feliz de llevarte al altar…-la apreté a mí, sabía que la lluvia le daba mucho frío y en forma de asegurarme de tenerla junto a mí, no sabía cuántas veces más tendría oportunidad de hacerlo.

-Sí claro –dijo rodando los ojos.

-Y serás tan feliz.

-Sí –dijo segura.

-Te irás de tu casa…

-Sí –dijo segura nuevamente.

-Me alegro mucho por ti, ¿lo sabes? –la miré, la lluvia la hacía ver mucho más hermosa y ambos tragábamos lluvia al hablar.

-Sí, claro Jake.

-Y que aún cuando te vayas te llamaré.

Bella enterró su cabeza en mi pecho ahora mojado por la lluvia.


-Lo sé.

-¿Sabes? Es una lástima que no lo ames.

-Lo sé –musitó. Sonreí y me mordí los labios. Bella se separó de mi pecho.

-Quiero decir que es una lástima que tú no sepas cuanto lo amo –tartamudeó.

-Ajá

-¡JACOB! –seguí caminando por la playa dejándola a mi espalda, ella apresuró el paso mientras yo retrasaba el mío para que me pudiera alcanzar. -¡Sí lo amo!

-Ajá –repetí. Bella jadeaba por haber apresurado el paso.


Frunció el ceño y se cruzó de brazos.

-Te odio Jacob Black

-Eso es bueno, el odio es un sentimiento ardiente. Además de que me odias porque te he abierto los ojos.

-Mis ojos están bien abiertos. Sé lo que quiero y lo que quiero es a Edward –dio media vuelta y comenzó a caminar de regreso.

-¡NO! Lo que tú quieres es irte de tu casa, lo que quieres es no tener que ver a Renee otra vez, lo que quieres es cometer un error. Tú no lo amas, porque no sabes lo que es amar.

-Tampoco tú lo sabes, Jacob –dos grandes lágrimas cayeron de sus ojos y se mezclaron con la lluvia que cada vez caía con más fuerza.

-Puede que no, pero lo aprendería con gusto junto a ti –suspiré y Bella me miró confundida. –pero no importa.

-¿En verdad crees que no lo amo?

-Estoy seguro. Lo quieres, pero no lo amas. Amar es una palabra muy grande–Me acerqué a ella y tomé su barbilla entre mis manos haciendo círculos con mis dedos–dime qué sientes cuando él te toca.

-Yo…

-O cuando él te besa –me acerqué a sus labios y Bella los entreabrió ligeramente, a un milímetro de ellos susurré –si sientes la mitad de lo que estás sintiendo en este momento, entonces adelante, cásate con él.


Solté su barbilla y rodé mis labios hasta su mejilla, apoyé mis labios entreabiertos en ella y los cerré tomando un poco de la piel de su mejilla con mis labios. Saboreando su piel, mezclada con el agua de la lluvia. Bella jadeó y comencé a caminar de regreso a mi casa. Aquello sería sólo un aperitivo de lo que haría por demostrarle que Edward Cullen no era el hombre para ella. No me daría por vencido.



Bella POV

El hormigueo en mi vientre no había desaparecido mientras veía a Jacob alejarse de mí. ¿Cómo un simple beso en mi mejilla podía haberme hecho sentir así? Yo era una mujer comprometida, no debería caer con tanta facilidad, pero cada una de sus palabras y gestos me habían hecho estremecerme, me habían hecho temblar.

Esperé a que Jacob se perdiera entre la cortina de lluvia y caminé hacia la pickup, subí a ella y encendí el motor inmediatamente, si estaba un minuto más allí, acabaría por desnudarme enfrente de él. Eso no era prudente, tentador sí, pero nada prudente.


El camino era más difícil con la lluvia cayendo con tanta fuerza, llevaba el parabrisas a la máxima velocidad, pero se me dificultaba ver el camino. Para mi suerte, la lluvia comenzó a bajar de nivel. Un pequeño rayo de luz se asomaba entre las nubes, así que seguí conduciendo hacia la casa de Edward.

Edward Cullen era mi futuro y debía convencerme a mí misma de que era el mejor.

Estacioné el auto frente a la casa de Edward. No sabía de que forma me presentaría ante él, toda empapada y con los ojos rojos por las lágrimas que había soltado en el camino. ¿Había tomado la decisión equivocada? Sólo el hecho de planteármelo, me hacía pensar que lo era. Jake había sido mi mejor amigo siempre. Sabía cada una de mis debilidades, cada una de mis fortalezas. Sabía cómo hacerme reír…sabía hasta mis sucios secretos. Aquellos que nunca sería capaz de contar a Edward.


Apoyé mi cabeza sobre el volante y suspiré. ¿Qué estaba haciendo con mi vida? Iba a casarme a los veinte años porque no soportaba a mi mamá. Eso no tenía lógica. Podía alquilar una habitación en Port Angels, entrar a una universidad y vivir en el campus, pedirle a Sue de rodillas que me diera una habitación en su casa. Ella no se negaría, Sue Clearwater era la madre de Leah, y la esposa de Harry, lo que significaba que nuestros lazos eran medio cercanos. Incluso podía decirle a Rose que me quedaría un tiempo con ella, pero ¿casarme? De todas las opciones para irme de la casa, había elegido la más descabellada de todas, había elegido la opción permanente y sin vuelta atrás.

________________________________________________________


Hola! Bueno chicas aclarando una pequeña cosa, sí, todos son humanos, tal vez hubo confusión con que los ojos de Edward y Carlisle son color miel y no verdes; cosas mías...tengo un problema con los ojos verdes hahahaha...En fin, espero que les guste este capi, ya saben que lo mío es Jake y me cuesta much escribir de Edward xD así que espero que les guste la historia ^^



Recuerden dejarme comentario =D

8 comentarios:

  1. LO AME!!! DIOS!!! COMO ES TONTA BELLA!!! COMO NO PUEDE DARSE CUENTA DE LO QUE JAKE PROVOCA EN ELLA!!!

    AHH!! JAKE!!! HERMOSO COMO SIEMPRE!

    Y HUBIERAS DEJADO KE SE KEDARA Y SE DESNUDARA ANTE JAKE!! AHAHAHAHAHHA

    Te amo Robin y genial el kapi komo siempre^^

    ResponderEliminar
  2. AAA!!! me encantó, pero para ser sincera me duele un poko ke Bella engañe un pokitin a mi Edward, pero bueno, se ve gebial la historia y OMG!! te juro q fui Bella en ese momento q Jake se acercó tanto a ella xD jajajajajja
    capi muy bueno, un besito q estes bn BYEEE ;***

    ResponderEliminar
  3. dios es de decir ke eme encanta pero e de aclarar ke Jacob me encanta pero yo so 60% team Edward y 40% team Jacob pero bueno si ke me gustan tus historias eres grande !!!!

    besos Sharon

    ResponderEliminar
  4. ola
    me encanta
    tu historia
    soy team suiza
    y amo a jake

    sigue asi
    eres genial

    ResponderEliminar
  5. Aww...!! GEniiall

    EL Capiii..!!

    Oovbio, se dio cuenta
    de qe ama mucho a Jake..!!

    Esperando el proximo capitulo..!

    :)

    ResponderEliminar
  6. WOW!!! Me mató la escena con Jakeeeee!!! Hay! la forma en la que la engañó para que confesara que no lo amaba!!! Wuau!!!!! ES-PEC-TA-CU-LARRRR!
    Iomi! Te adoro nena, sos genial!
    Muchos, muchos, pero muchos besos!!!!

    ResponderEliminar
  7. jaja sere super sincera contigo:P
    la historia ME GUSTA MUUCCHIISSIIMOOO
    peroo soy team edwardxD
    jaja
    & asii qee como qe me medio awitoo :(
    sabes como??
    jaja pero igual me encanta la historia tienes algo especial asii cuando escribes:D
    besos♥

    ResponderEliminar
  8. sabees:)
    aorita estan pansando la pelicula de el diario de la princesa dos:D
    jaja & en cuanto la vi en la television prendi mi computadoraxD
    para avisarte:$
    jaja se qe es loco pero lo primero qe me vino ala mente fuiste tuu & puues qisedecirte:$
    jaaj besos♥
    hoy seguire con la lectura de tu blog pero mas alrato:D
    tq

    ResponderEliminar

>>Déjame tu comentario para conocerte a ti y a tu opinión =P
Robin Wolfe