28 ago. 2009

Cuarto Creciente, Capítulo II

Disclaimer: Todos los personajes pertenecen a Stephenie Meyer.
Summary: Secuela de Solsticio.
____________________________________________

Cuarto Creciente.
Libro I: Bella.

Capítulo II. Alegría compartida

Estábamos de regreso en la casa, todos los Cullen realizaban sus actividades con normalidad, como si el hecho de que yo hubiese cazado hoy fuese algo que ellos sabían que sucedería…Fue cuando caí en cuenta.
-¿Alice?
-Dime Bella. –dijo ella volviéndose a mirarme. Me encontraba en el sillón y ella estaba de pie junto a las escaleras.
-Me viste, ¿cierto?
-¿Haciendo qué?
-Cazando. Sabías que Emmet me lograría sacar.
Soltó una risilla.
-Lo admito, soy culpable.
Emmet soltó una carcajada.
-No te lleves todo el crédito hermanita, yo me ofrecí voluntariamente.
-¿Hay algo más en mi futuro? –pregunté curiosa.
-Bella –dijo Alice mientras caminaba hacia mí –dime si no quieres que espíe en tu futuro, y no lo haré.
-No, está bien. Yo…quería pedirte perdón, Alice. Me he portado muy mal contigo en este tiempo, y también a ti Edward –dije mientras lo buscaba con la mirada –no me he sentido bien y ustedes no tienen la culpa.
-Sólo queremos que te adaptes a esto, y que seas feliz entre nosotros, dentro de lo que quepa, por supuesto.
Traté de sonreír, pero supuse que lo que obtuve fue una mueca hipócrita.
-También yo –musité.
-¿Te parece si vamos de compras, Bella? –exclamó Alice.
-Compras –repuse.
-Sí –volvió a exclamar ella.
Me extraño el hecho, de que Alice sabía mi respuesta a aquella pregunta, y aún así, ahí estaba formulándola, ni siquiera necesitaba su don para saber lo que yo diría.
-No –dije subiendo la ceja.
-Ya lo sabía.
Rosalie la miró con cara de reproche.
-Tengo un plan de respaldo, por supuesto. Estaba pensando en que deberías ver a Charlie. Ya ha pasado mucho tiempo y él se va a preocupar.
-¿Qué? Estás completamente loca Alice –le espetó Rose –ella no puede ver a su padre.
-Claro que sí, acaba de cazar y tengo los lentes color chocolate arriba. No hay ningún impedimento, Rose.
-¿Y qué le dirá? Que salir del coma la volvió una mujer hermosa, ¿y cómo explicará que no va a vivir con él?
-Bueno, estaba pensando en que tal vez podría decirle que se va a casar con Edward.
-¿QUÉ? –gritamos Edward y yo.
-Es lo único que se me ocurre. Y parece que Charlie se lo tomaría bien.
-Estás inventando eso, Alice. Mi padre no aceptaría esa idea ¡J-A-M-Á-S!
-Ya veo, prefiere que andes con lobos inestables –dijo Alice e inmediatamente sentí como el hoyo de mi corazón volvía a abrirse.
Era de suponer que mi cara reflejó instantáneamente lo que sentí.
-No quise decir eso, Bella –dijo Alice acercándose a mí.
-Eres un monstruo, Alice –gruñó Rosalie y se sentó a mi lado. –será mejor que busques una excusa mejor.
-¿Por qué no le dicen que nos vamos? Díganle que soy tan listo que Bella aprendió todo lo que le falta del año en un mes, y que ya puede entrar a la universidad. –dijo Emmet sonriendo.
-¿Qué eres tan listo? ¿Dónde encajas tú aquí? –le dijo Edward a su hermano.
-Esme le dijo que sus hijos mayores pondrían a Bella al día, hermanito.
-Eso es más viable –musité.
-Bien, entonces vayan ustedes. Yo no iré.
-Esa es la mejor parte del plan –alardeó Rosalie.
-Rose, no. Alice, yo…es que no creo que decir que me voy a casar calme algo. No tiene ningún sentido, Charlie sabe cuánto…bueno…él sabe que yo amo a Jake –dije el nombre presintiendo el ardor de mi pecho. Tomé aire innecesariamente, para luego botarlo con fuerza.
Emmet se encaminó a la computadora y comenzó a clickear con fuerza.
-¡Alaska! –Exclamó desde la silla del computador –dice que Alaska admite estudiantes en esta época del año. Podemos decir que Carlisle tiene un amigo que le facilitó el ingreso a Bella sin haberse graduado.
­-Vamos, Bella, alístate. –dijo Rose ayudándome a levantarme.
-Al menos puedo ayudarte en eso ¿no?
-Claro, Alice.
Alice me guió hasta su habitación, me entregó las lentillas y un cambio de ropa.
-Las lentillas se disuelven a causa del veneno en tus ojos, debes estar atenta de que tal vez debas ir al baño a cambiártelas. No sé el tiempo exacto que duren, pero le diré a Rose que esté atenta a ello.
-Alice, lamento si te ofendí, pero es que…sé que mi papá no se creería eso.
-Ya sé, pensé que era una buena idea. Pero, a veces me equivocó con respecto a mis buenas ideas ¿no?
-No te preocupes.
Fui al baño a colocarme los lentes, noté que mis ojos tenían un color bastante extraño, un color rojo apagado, pero por los bordes se adivinaba el color dorado. Probablemente, porque habían estado casi negros antes de ir a cazar.
Me vestí y Alice me dio tres pares más de lentillas, las metí en mi bolso. Emmet y Rose me esperaban bajo las escaleras y se encaminaron hacia el garaje. Recordé la primera vez que había estado ahí, tras mi primer encuentro con la muerte, parecía mi destino que un auto acabara con mi vida, y que una criatura mítica me salvara.
Rosalie encendió el motor del auto rojo brillante, Emmet abrió la puerta de atrás y se metió en el asiento del copiloto.
Los asientos eran bastante cómodos, cerré la puerta y Rose arrancó. Me impresionó una vez más el verdor de Forks, se veía bastante diferente a las veces que lo había visto con mis ojos humanos. La llovizna típica rociaba los árboles. A pesar de que aún era invierno, parecía que el frío había reducido bastante, o tal vez no fuera capaz de distinguir una temperatura muy baja a causa de mi gélida piel; sin embargo algo era seguro, ya la nieve no caía en Forks.
Rose detuvo el auto frente a mi viejo hogar, la patrulla estaba estacionada allí. Me parecía extraño no ver mi pickup, supuse que no había quedado remedio para el viejo cacharro y que ahora lo vendían como latas de refresco.
Emmet y Rose bajaron del auto y yo me tomé un momento para asegurarme de que el color de mis ojos era el correcto, se veían cafés, pero me incomodaban bastante, me parecía que distinguía cada línea que formaba el color.
Emmet tocó el timbre, mientras Rose cerraba el auto con la alarma. Charlie abrió la puerta y sentí inmediatamente como si me fuese a desmayar, las piernas me comenzaron a temblar, como si aún fuera humana; sentí el brazo de Rosalie sostenerme y ayudarme a entrar a la casa. Charlie se veía diferente, parecía tener más arrugas y canas que la última vez que lo vi.
Cuando Charlie me vio, no se detuvo y se acercó a mí, envolviéndome en un abrazo muy cálido.
-Estás helada, Bella. ¿Quieres que te busque un suéter?
-No, estoy bien papá.
-Pasen adelante –dijo él haciéndose a un lado.
Caminamos hacia la sala y Charlie tomó asiento, me sentía tan culpable de verlo así, como si hubiese pasado más de una noche en vela, llorando por mi ausencia.
-Lamento no haber venido antes.
-No hay problema, al menos ya estás aquí.
-No se quedará por mucho –le dijo Rose en tono suave, supuse que sería mejor que se fuera adaptando a la idea. –logramos que viera toda la materia del año en un mes, y Carlisle consiguió que pudiera entrar a la universidad ahorita mismo.
La cara de Charlie se tensó. El síndrome del nido vacío. Él no se hallaba preparado para eso aún.
-Pero no podrían…?
-Carlisle consiguió un cupo para ella para dentro de dos semanas, si no lo toma, lo perderá. –le aclaró Emmet.
-¿A qué universidad irás? –me preguntó mi padre.
-La de Alaska, un amigo de Carlisle trabaja allí. Pensé que querías que fuera a la universidad.
-Así es, sólo que…te acabo de recuperar, y ya te vas.
-Lo siento mucho –dije en un susurro.
-Pero así te graduarás antes –musitó tratando de esbozar una sonrisa.
-Sí, ese es el lado bueno. Y te llamaré siempre que pueda, papá.
Charlie se levantó del sillón y me volvió a abrazar, me levanté aún con sus brazos envolviéndome y me di el gusto de sentir su calor. Sentía como su sangre fluía a través de sus venas, pero no parecía afectarme, tal vez por el amor que sentía hacia él.
-Te amo, papá
-Yo también te amo Bella –sentí como sus lágrimas caían sobre mi cabello. Las divinas lágrimas que no podían caer de mis ojos.
Nos separamos y Rose señaló mis ojos. Me excusé para ir al baño y remplacé las lentillas. Salí del baño. Rosalie me esperaba en la puerta.
-Lo estás haciendo de maravilla. Pareces más humana que cuando lo eras. Ni siquiera te dimos todos los consejos: mover los hombros, cambiar de postura. Lo haces todo muy natural.
-Supongo que aún me siento humana.
-¿Te afecta su olor?
-No. Siento la sangre que corre por sus venas, pero no me llama.
-Es genial, Bella.
Caminamos de regreso al salón, donde Emmet y Charlie hablaban sobre un partido, cuando nos sentamos, la conversación cambió de rumbo. Estuvimos alrededor de una hora allí, con mis repentinas idas al baño para hacer el cambio de los lentes. Me sentía realmente a gusto allí. De alguna forma, no me sentía vampira estando con mi padre, me parecía que estaba con él como cualquier otro día.
Me alegré de que mi padre no mencionara el tema del que yo no quería hablar. Esme le había advertido que yo estaba muy dolida.
Por otro lado, me asombraba que tal vez ese día era en el que más había conversado con mi padre desde mi llegada a Forks, y que quería llamarlo cuando no pudiera verlo, algo que jamás había hecho mientras vivía en Phoenix. A veces, necesitamos sentir que perdemos algo para apreciarlo en verdad.
Cuando usé mi último cambio de lentes, Rose comenzó a contabilizar el tiempo que nos podíamos quedar. Una vez cumplido, me despedí de Charlie con otro cálido abrazo. Sentía que una parte del agujero en mi pecho había sanado, como si ver la sonrisa en el rostro de mi padre fuese una medicina.
Subimos al flamante auto rojo y Charlie nos despidió desde la puerta, su sonrisa se reflejaba en sus ojos, y eso fue suficiente para hallarme lo suficientemente cómoda como para sonreír.
Llegamos a la casa de los Cullen, Rose dejó el auto en el garaje y nos adentramos a la casa.
-Salió de maravilla –anunció Rosalie sin que nadie le preguntara.
-Bella es como nuestra pequeña humana –bromeó Emmet. –ni siquiera le tuvimos que decir que fingiera serlo, y Charlie se portó genial.
Jasper no relajó su postura, hasta que Edward le indicó que lo que decían era verdad. Alice comenzó a dar saltitos y abrazó a Jasper.
-Así que irás a la Universidad –dijo Carlisle –me parece un buen plan.
-Cariño, ella no puede realmente ir a la universidad –le dijo Esme en un susurro.
-No, pero creo que debería ir a Alaska, con la familia Denalí.
-Sería genial, Alaska es genial y con ellos puedes aprender muchas más cosas sobre ser vampiro –dijo Alice emocionada.
-¿Crees que ellos estén para visitas? –preguntó Edward.
-Me comunicaré con Tanya, y si están dispuestas, comenzaremos a organizar el viaje.
Todo parecía estar saliendo de maravilla, Esme y Carlisle subieron y escuché como se dirigían al estudio de éste. Edward tomó asiento en su gran piano de mármol, aunque no comenzó a tocarlo sino que tomó un libro que reposaba sobre las teclas y comenzó a leerlo. Alice tomó a Jasper del brazo y se dirigieron a la cocina. Yo me senté en el sillón, y Emmet y Rose me imitaron.
-Si sigues así, tal vez puedas visitar a Charlie en otro momento. Ya sabes, cuando supuestamente estés de vacaciones.
-Jasper me debe cien dólares –dijo Emmet riendo maliciosamente mientras frotaba sus manos.
-¿Apostaron si mataría a Charlie o no?
-Supongo que lo hicimos –dijo sin cambiar su expresión. –te alegrara saber que yo dije que no lo harías.
-Al menos no a la primera ¿cierto?
-Prefiero reservarme esa información.
-¡Emmet! –le reprendió Rose.
-Oh, vamos, la vida no es color de rosa, algún día matara a alguien.
Tragué en seco ante aquella idea, si mataba a alguien, no sólo no podría cargar con el sentimiento de culpa, sino que aquello sería mi propia condena. Si yo matara a alguien, rompería el tratado, y eso haría que lobos y vampiros anduvieran juntos en peligrosa cercanía. Edward gruñó por lo bajo, probablemente por mis pensamientos o los de sus hermanos, no podía estar segura.
Me prometí a mí misma que no mataría a ningún humano. Como si mis palabras necesitaran ser selladas, en algún lugar, fuera de los cristales de la mansión Cullen, un lobo aulló.

___________________________________________________________
O.O quién aulló?
Muy pronto lo sabrán...o tal vez no. Probablemente, no.

8 comentarios:

  1. ahh Dios!!! ya kero ver ami lobito!!! dios!! me matas Robin!!!! ahhhh siento el dolor de Bella en mi pecho!! kine no kiere estar kon ese hermoso lobo!!!! ahahhh!! ke frutracion!!!!!!

    AWW!!!! DIOS!!! Genial komo siempre

    Eres unika Robin!!! TE AMO!!

    ResponderEliminar
  2. Dios... O.O Tengo sentimientos encontrados!!! O.O

    Por un lado Amo a Jake a muuuuerte... Pero por otro no lo consigo ver con Bella... Jake es de Nessie y Edward de Bella!!! Que ruudo se me haace.. por que de pronto me doy cuenta que estoy deseando que el aparezca pero luego como que me quedo "..." y entonces digo No, no puede ser. pero si es xD

    Me entendiste? BAHHH... toy locaaa jajajajajajajajaja

    Amo el Fiiic...!!!!!!!! En serioooo... Te Adoro Rooobiiinnn!!

    ResponderEliminar
  3. holaa!me he echo seguidora
    hoy me e leido todos los capitulos de solsticio y de cuarto creciente!tu historia me ha enganxando de veras ya tengo ganas de leer el siguiente capituloo
    como dije en un comentario anonimos me encantaba la historia de amor qe habias formado entre jake y bella ya creo que soy una entre muy pocas qe lo quiere xD y no me gusto nada qe se convertiera en vampira pero aun asi me gusta muchos como escribes y en general todo

    ResponderEliminar
  4. WOOOHHHH..... tu historia esta muy buena.... es como que todos esperabamos q Bella se enamorara d Edwuard y va Jake y imprima con ella.... es como q todos creemos q va a estar con Nessi pero sigo diciendo q tu historia esta muy buena.... espero q Bella lo supere o q se enamore de Edward... o nose sorprendenos....

    segui asi!!!!

    ♥Vicky♥

    ResponderEliminar
  5. Robin!! =)
    Espero que estes super bien!!

    Me encanto el capitulo, dios pobre bella me siento mal solo de pensar por lo que debe de estar pasando...En fin espero que aparesca pronto jake! xD Escribes genial!!! xD

    Besos y abrazos, cuidate!
    Valentina

    ResponderEliminar
  6. AYY!!!

    Robin, q bueno te kedo el cap. lo amé, q bueno q bella supo llevar bn las kosas con Charlie, y seria muy interezante conocer atra ves de ti al clan Denali :)

    un besito q estes bn byeee ;***

    ResponderEliminar
  7. WOW ENSERIO WWOOWW ME VOLVI LOCA EN UCNATO ENTRE EN TU BLOG, PARA SER ONESTA ES LAPRIMERA VEZ KE ENTRO PERO ME ENAMORE X COMPLETO Y ENSERIO ES GENIAL!!!!!!!!!!

    AMO ESTE BLOG

    BESOS BYE

    ResponderEliminar
  8. D:
    sera jacob??
    espero qe no:$
    jaja yo qiero qe se qede con edward:$
    peroo estoy segura de lo qe agas la ara una gran historiaxD
    besos♥

    ResponderEliminar

>>Déjame tu comentario para conocerte a ti y a tu opinión =P
Robin Wolfe