21 ago. 2009

Cuarto Creciente, Capítulo I

Photobucket
Disclaimer: Todos los personajes pertenecen a Stephenie Meyer.
Summary: Secuela de Solsticio.
____________________________________________
Cuarto Creciente.
Libro I: Bella.

Prefacio

Estar en aquella área sólo me causaba escalofríos y revivía los no deseados recuerdos. La lluvia caía sin piedad, cuando decidí concentrarme en verla caer, lo hice durante al menos 500 gotas, las cuales podía oír perfectamente repiquetear en el parabrisas. Apreté mis manos entorno al volante, llena de frustración, preguntándome si sería capaz de deformarlo.

Comenzó a llover con más fuerza, y las gotas de lluvia comenzaron a caer dentro del auto, rodaban por mis mejillas y caían a mi cuello. En aquel momento, maldecía mi existencia, como nunca lo había hecho con mi vida.

Capítulo I. Cacería.


Era 25 de enero, aunque deseaba haber perdido la noción del tiempo, me resultaba imposible cuando mis oídos estaban agudizados para escuchar cada manecilla del reloj andar, o las hojas del calendario pasar. Era una mañana fría a causa de la niebla flotante. Había pasado poco más de un mes de mi transformación y yo aún no aceptaba mi nueva naturaleza, tenía una semana sin alimentarme ya que me había rehusado a salir de caza. Anteriormente me había alimentado de sangre embolsada, pero ya Carlisle no la adquiriría.

Carlisle, no tenía ningún problema en seguir comprándola, pero Jasper había dicho que hacer eso era consentirme y que yo debía aprender a que la vida como vampiro no era así de sencilla. Sabía en el fondo de mí, que Jasper hacia aquello como única manera de ataque contra mí, desde que yo había ingresado a la familia Cullen, Jasper no se encontraba a gusto.

Vivir con los Cullen implicaba todas las comodidades - al menos físicas- que alguien podía desear. Edward y Alice que habían sido mis mejores amigos en mi vida humana, era quienes se mostraban más distantes. Carlisle y Esme estaban siempre al pendiente de mí, de cómo me sentía y si necesitaba algo. Carlisle había sugerido que yo asistiera a terapia con un amigo suyo especialista en el área, quien claro está, también era un vampiro. Sugerencia, que yo rechacé sin pensarlo dos veces, ir a terapia significaba hablar. Y hablar sobre todo aquello que yo no deseaba recordar.

Jasper era quien mostraba más rechazo hacia mí, ya que él se veía afectado por todos aquellos sentimientos que yo estaba guardando en mi interior. Además, se sentía frustrado, porque yo parecía inmune a su don, por más que el trataba de aplacar mi tristeza, era imposible, era ya una parte de mí.


Rosalie era quien se mantenía más cerca de mí, tenía siempre un ojo en lo que hacía. Me preguntaba constantemente si estaba bien, a lo que yo respondía con un corto «sí» o asintiendo con la cabeza para evitar escuchar mi voz de campanillas. Mi propia voz me aterrorizaba, evitaba hablar y verme en el espejo, no me reconocía en él y eso me hacía sentir peor.


En año nuevo, me vi obligada a hablar, tras las insistencias de Alice de que debía hablarle a Charlie. Alice decía que tal vez mi voz no lo tranquilizara demasiado; sin embargo, yo me había negado a que le dijeran que había muerto, aunque yo me sentía como si lo hubiese hecho.
Había sido una charla difícil, en la que Esme había intervenido diciéndole que estábamos de viaje, que tras yo salir del coma, lo mejor había sido viajar un tiempo. Tiempo después, Esme lo volvió a llamar para decirle que no volvería a tiempo a la escuela, pero que sus hijos mayores me pondrían al día. Me preguntaba cuanto tiempo esa mentira sería factible. Al principio Charlie se había mostrado en desacuerdo, pero Esme le explicó que yo necesitaba alejarme de Forks un tiempo, ya que había quedado destrozada tras mi ruptura con Jacob. Y era ahí cuando sentía que mi mundo se destruía. Pensar en Jacob hacía que mi no palpitante corazón doliera con fuerza. Sentía que en dónde solía escuchar los latidos, ahora sólo había un hoyo. Esme no había querido decir aquello en frente de mí, pero no importaba dónde yo estuviera, mis agudizados oídos lo escucharían todo con claridad.


Volver a la escuela, y ver a Charlie en persona, eran dos cosas que no tenía permitido. Los Cullen no estaban seguros de que yo fuera capaz de auto controlarme y Jasper dudaba mucho que lo fuera a lograr.


Era hora de cazar para los Cullen, pero como yo me quedaba en casa, siempre alguno se quedaba conmigo, no se atrevían a dejarme sola.


Llevaba al menos un día acurrucada en esa esquina de la casa, si aún fuera humana, tendría ya los músculos agarrotados, sin embargo no notaba ninguna diferencia siendo vampira.


-¿Esto es por el perro? –dijo Emmet (el Cullen de turno), mientras apagaba la televisión de plasma y caminaba hacía mi esquina. No respondí a su dolorosa pregunta –porque deberías saber que no vale la pena. Es un perro.
-¿Es así cómo lo veré ahora? –me mordí los labios y tarareé mentalmente para ahogar mi propia voz. Emmet abrió los ojos como platos y una sonrisa cubrió la mitad de su cara, tal vez feliz de que yo hubiese hablado. -Oh vamos Bella, levántate –me extendió una mano –tómala o te levantaré por la fuerza –subió una ceja sin desdibujar su sonrisa –no me importa que digan que eres la más fuerte, lo serías si no estuvieses tan sedienta y yo…bueno, ya sabes, estoy en mi punto –su ancha sonrisa se convirtió en una cara pícara y rodó sus ojos que tenían una pigmentación dorada envidiable. Lo hacía apropósito. Era obvio que tenía sed, una sed que me golpeaba en la garganta, y que por más que quisiera, el agua no saciaría.
-Estoy bien –no estaba segura de que esa frase tuviera coherencia con sus palabras, sólo quería que me dejara sola, como en realidad me sentía.
-Tú lo pediste.
En cuestión de segundos, me encontraba en los brazos de Emmet mientras yo sacudía mis piernas tratando de bajarme. Me bajó y me depositó en el bosque, donde todo se veía realmente hermoso.
-Escúchame, Bella –lo miré sin expresión –esto no es fácil para ninguno. El último neófito con el que lidiaron fue conmigo, y eso fue hace mucho tiempo, y los neófitos tensan a Jasper como nada más. E imagina lo que es para él vivir con todas tus emociones o ¡para Edward escucharte! –Dijo elevando la voz –bajé la mirada, yo no quería hacer sentir mal a nadie –Alice tampoco se la está pasando bien, dice que tu futuro es…bueno, no le agrada.
-Nunca le ha agradado, y por eso lo quiso cambiar.
-¿Estás culpando a Alice?
-No –dije en un susurro.
-¿Culpas a alguien?
-Sí –musité –pero no importa.
-Bella, sólo quiero que vengas ahora conmigo y te alimentes un poco ¿sí?
-No quiero. ¿Qué tal si él está por ahí?

Emmet estalló en carcajadas, e inevitablemente eso apagó mis sollozos secos, como un jarabe contra la tristeza, incluso sonreí un poco, contagiada por su alegría.
-Bella, ¿nunca escuchaste hablar del tratado?
Lo miré extrañada.
-¿Aún hay tratado? Ustedes…me…mordieron ¿no era esa la condición?
-Ya nos hubiésemos ido de Forks si fuera así.

Irnos de Forks. Eso parecía ser el plan de los Cullen de alguna forma, me preguntaba por qué no lo hacíamos. Una parte de mí, quería quedarse en Forks para siempre, aunque sea saber que Jacob se hallaba cerca de mí, aunque nunca más lo fuera a ver; pero otra parte quería creer que él nunca había existido. ¿Culpas a alguien? Me había preguntado Emmet, ¿cómo podía pensar que culpaba a Alice? Me comencé a preguntar si Alice pensaba lo mismo y por eso no me hablaba. O tal vez ellos pensaban que yo culpaba a Jacob. ¿Culpar a Jacob? No podría, por más que quisiera odiarlo, sabía que jamás sería capaz de dejar de amarlo. La única culpable: yo.
Emmet estaba parado frente a mí, esperando que yo me decidiera a mover, su piel brillaba ligeramente con los pocos rayos de sol que se colaban entre la niebla. Suspiré y traté de sonreír. La sed me seguía golpeando, ya no tenía caso resistirse.


Emmet sonrió ampliamente y comenzó a adentrarse al bosque. Lo seguí con dificultad, ya que no conocía que rumbos podía él tomar. Pero mis agudizados sentidos hacían la tarea mucho más sencilla. El resplandor de mi piel me aturdía tanto como mi voz, eran pequeños detalles que me recordaban que ya no era humana.


Emmet se detuvo y se puso en cuclillas, el bosque en ese punto era hermoso: hojas verdes, troncos rugosos y marrones, y una pequeña laguna en el centro. Parecía que ya era primavera en aquel lugar del bosque ¿Seguíamos en Forks? Yo no estaba segura. Emmet estaba listo para cazar, se lanzó sobre un ciervo que llegaba al bebedero y ahí volteé la mirada, prefería no presenciar lo que estaba segura yo iba a hacer.

-¡Bella! –gritó una voz conocida. –Parece que debimos dejarte con Emmet desde el principio. Él se incorporó a mi lado mientras Esme me daba un cálido abrazo.
-Sí, parece que es quien me pudo sacar.
-Emmet, ayuda a Bella a cazar, no te quedes todas las presas para ti.
-Bella es una cazadora innata, lo que pasa es que ustedes no la han visto en acción.
Sentí que esas palabras venían con un doble sentido, pero decidí no prestarle atención.
-Creo que puedo aprender. –musité.


Carlisle llegó corriendo y me felicitó también. Esme y él se fueron corriendo hacia la dirección de dónde veníamos Emmet y yo.


Emmet me enseñó unas pequeñas técnicas de cacería. Con mi torpeza humana, estaba segura de que no hubiese cazado ni un conejo, pero ahora me sentía preparada.
Otro ciervo llegó al claro, podía oír su corazón palpitar con fuerza y su sangre correr por cada una de sus venas. Me puse en cuclillas, lista para saltar hacia él; en ese momento llegó otro ciervo y se colocó junto al primero. Esto no podía ser cierto: los ciervos parecían enamorados. No podía matar a uno, y dejar al otro con vida, no era capaz de separar una pareja por más sedienta que estuviera.


Me puse de pie y comencé a alejarme. Emmet me siguió, tal vez adivinando por qué me iba.


-Ven, vamos a otra parte, hay animales que no están en pareja.
-Gracias, Emmet. En verdad, no importa, no tengo sed –mentí.
-Claro, gran explicación para tus ojos. Se están oscureciendo Bella.
-Por mí pueden ser negros.
-Bella, o bebes ahora de cualquier animal o no serás capaz de volver a ver un humano en tu vida…sin que eso tenga consecuencias.


Oía los brinquitos perfectamente coreografiados, sólo una persona podía estar viniendo: Alice. Apareció entre los árboles y se quedó de pie, observándome. Jasper, Rosalie y Edward llegaron un segundo después y se mantuvieron detrás de ella. Me preguntaba si ellos creían que Alice había anticipado un peligro. De pronto, Alice comenzó a saltar hacia mí, y sin darme cuenta me estaba abrazando por el cuello.


-¡Bella! ¡Oh, Bella! ¿Cómo estás? –su voz ocultaba una nota de culpabilidad.
-Bien –mentí otra vez.
-No has cazado –dijo bajándose de mi cuello y deteniéndose a mirar mis ojos.
-Es demasiado sensible para andar de cacería.
-Son animales, Bella. Estará bien. Sólo piensa que siempre has comido animales: vacas, pollos, cochinos…
-Pero jamás tuve que matarlos.
-Si tu familia hubiese tenido una granja, lo hubieses hecho. Vamos, será divertido.

¿Es que para Alice todo era divertido? Cazar, comprar, las fiestas. ¿Acaso algo le producía aburrimiento? Parecía que no.


Seguimos la dirección de la que ellos venían, mientras Jasper, Rose y Edward iban hacia dónde estaba Emmet. Parecía que Jasper por primera vez en un mes, relajaba sus músculos. Edward parecía reprimir una sonrisa y Rosalie me miraba con tristeza y alegría a la vez, no sabía por qué, sentía que era ella quien comprendía mejor cómo me sentía.


-¡Oye Alice! –Gritó Emmet –no te vas a quedar con el crédito, yo la saqué de casa.
-¡Pero no de caza! –gritó Alice sin volverse a mirarlo.
Una vez más dejé que me guiará, corrimos mucho o al menos eso me pareció.
-Esto no es Forks –dijo Alice –pero a mí me gusta más lo que hay por aquí. Aunque pueden ser presas más difíciles. Me extraña que Emmet no te haya traído acá, él fue quien descubrió esta área. Hay pumas y osos. Son exquisitos, Bella.


Un rugido despertó mi sed, un puma venía avanzando como si fuese él el cazador, una vez más sentí como mi garganta era golpeada por la sed, mientras escuchaba como su sangre corría, parecía fluir como un río. No lo pensé demasiado, no quería arruinar el momento. Me lancé sobre su yugular, y bebí la sangre disfrutando cada sorbo. No quería que se acabara. La saboreé, y me pareció mucho más deliciosa que unas papas fritas, que una malteada o una rebanada de pizza.
Sorbí y saboreé. Ya la sangre no me parecía aquella extraña mezcla de óxido y sal, sino un banquete.


Aquel lugar del bosque era mucho más tenebroso, era oscuro. Los árboles eran mucho más altos y no permitían pasar ni el más mínimo rayo de sol, una ventaja, ya que no quería volver a verme brillar. Cuando el puma quedó seco, lo aparté. Estaba realmente satisfecha, Alice me esperaba con una gran sonrisa y los brazos abiertos, me envolvió en ellos y susurró: “Todo va a estar bien, Bella”. Deseaba creer que sus palabras eran ciertas, pero mi pecho volvió a arder y sentí como si fuese a estallar en llanto, sabiendo que eso era imposible.

___________________________________________________

Lo sé, el summary es horrible.

Bueno, ese fue el primer capítulo. Comentario, review, no importa cómo lo llamen, déjenlo!

No fue un capítulo triste xD ja...esta escritora macabra... n_n Las amo!

9 comentarios:

  1. 25 de Enerooo??? es el dia de mi cumpleañosss... ya por eso.. AMO EL CAPII jajajajaja xD

    No no... hablannndo en serio -.-! .... xD Me gusto muchooo! sobretodo porque Bella no quiere ser Vampi (cosa diferente al libro) y pues es una lucha personal super importanteee!

    Feliciiiitaciones a la escritora macabra xD se las meereece jajajajaja

    Te amo Robiiinnn!

    ResponderEliminar
  2. AWWW!!! POR FIN!!! Tanto ke lo espere!!!! ahhh kasi chillo de la emocion al ver ke ya estaba!!!

    Ahhh me duele el corazon poniendome en el lugar de Bella y saber ke ahora su amor kon Jacob es tan complicado!!! Dios!! porke!!!!

    ResponderEliminar
  3. está precioso! qué bien que escribís! en verdad espectacular! yo cumplo los años el 27/01 ! por eso me encantó como a Sweet Sky! besos Azul ♥

    ResponderEliminar
  4. al fin empezast la historia

    la tenia muy pendiente y promete ser tan buena como la 1era..

    SIGUE ESCRIBIENDO!!!

    :D

    ResponderEliminar
  5. HOLA!!!

    AAA!!Robin esperé mucho por la segunda parte de solsticio q me dejaste kon le corazon en la mano
    =(
    te kedo muy muy buenooo :)
    espero q sigas subiendo caps. un besito q estes bn byeee ;***

    ResponderEliminar
  6. aii por ciertoo graciiasss por permitiirr leerr estee kapiitulo jeje.. la vdd ke sii opiino lo mismoo de ke estaaa sp suavee y muii diferenteee.... y sii ke feo perderr al amor de tu viidaaa.. pero kreo ke saldraa algo bueno de eso (siempree haii ke pensaarr posiitiivo jeje ).. bueno kuiidatee mucho y porr akii andamosss =D

    ResponderEliminar
  7. Buenisimoooo! Me encanta como pinta la historia... aunque me suena un poquito triste :(
    Bueno, te dejo muchos besos y seguí asi!
    Naty Celeste

    ResponderEliminar
  8. jaja ami si me parecio un poco trizte:$
    jaja te dije qe te dejaria comentarios & lo are n__n
    aqui esta el primero:P
    espero qe bella se enamore de Edward♥(yn)
    haha vere si puedo leer otro & comentarte;)
    besos♥

    ResponderEliminar
  9. Estuvo increíble sigue asi y por favor haz q jake y bella terminen juntos Team jacob !! ;)

    ResponderEliminar

>>Déjame tu comentario para conocerte a ti y a tu opinión =P
Robin Wolfe